Caracas, 09 de julio de 2019/.- Este lunes, Nicolás Maduro, se pronunció por primera vez sobre el informe de la Alta Comisionada de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, el cual dejó al descubierto las graves violaciones de DDHH que ocurren en Venezuela.

Maduro, señaló que no siente ninguna presión. “Ese informa es uno más, hecho por su oficina con enemigos de la revolución bolivariana, cargado de mentiras y datos falsos”, subrayó.

“Creo que la Bachelet dio un paso en falso, al leer un informe que le dictaron del Departamento de Estado”.

Asegura que el encargado de EEUU para Venezuela, Elliot Abrams, presionaba a la Alta Comisionada, “ella cedió a las presiones”.

A pesar de indicar que no se siente presionado, Maduro ha reducido sus apariciones en público, a espacios cerrados y con poca presencia de civiles, además de transmisiones en diferido que son difundidas generalmente en horario nocturno.

Además en sus discursos insiste en la necesidad de dialogar y de buscar acuerdos con todos los sectores de la sociedad, inclusive ha dicho que en ocasiones en necesario “ceder”.

Su equipo, ha defendido la tesis de inexactitud en los datos y cifras presentados en el informe de Bachelet. Igualmente reprochan que no fueron incluidos testimonios de victimas de guarimbas y “violencia” opositora.

El presidente de la ANC, Diosdado Cabello, también dijo que: «Ese informe no lo hace ella, es realizado, hecho y redactado por el imperialismo norteamericano y ella solo lo firma, con eso quieren colocar a Venezuela en una situación desventajosa con el tema de los derechos humanos. Bachelet presentó ese informe en la oficina de Elliot Abrams y lo firmó, todo está orquestado dentro del plan de la derecha venezolana«

Puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram