Caracas 15 de agosto de 2019. El portal Alnavío reseñó un artículo donde destaca lo que estaría buscando la delegación de funcionarios noruegos que se encuentra en Caracas, en el marco de la búsqueda del reinicio de las negociaciones entre el régimen de Nicolás Maduro y representantes de Juan Guaidó; para conseguir una salida pacífica a la crisis en Venezuela.

Los funcionarios de Noruega están en Caracas aunque no hay fecha del reinicio de la negociación.

ALnavío/ Juan Carlos Zapata

Sí que la hay. Se trabaja para que los delegados de Nicolás Maduro y Juan Guaidó retomen la negociación la próxima semana. Fue el régimen el que dijo que no asistiría a la sexta ronda pautada para la semana pasada y es el régimen el que quiere volver. Lo adelantamos ayer en el diario ALnavío: El mensaje del ministro de la Defensa, del general Vladimir Padrino López, estaba en la dirección correcta. El general le decía a Guaidó que regresara a la mesa a sabiendas de que fue Maduro el que se levantó. El mensaje en verdad iba dirigido a ambos. Porque el general, líder máximo de la Fuerza Armada, ha debido conocer también que los delegados de Noruega estaban llegando a Venezuela con el fin de abonar la ruta del retorno.

Ya Maduro justificó la posibilidad del retorno en un discurso del fin de semana, dejando la puerta abierta:

Se refirió a que era a “esta jornada”, a la sexta ronda, a la que “no vamos a asistir”. Esa fue la orden que le dio al ministro Jorge Rodríguez. No le dijo, dile a los noruegos que la negociación se rompió para siempre.

Maduro no pudo romper. A pesar de todo el discurso del chavismo en conjunto, incluyendo al general Padrino López, contra el bloqueo, la Orden Ejecutiva de Donald Trump, contra el imperio, y contra la posición de Diosdado Cabello, presidente de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, de que no hay nada que negociar, y ahora agrega que no se negocia con bandidos.

Un diplomático chavista, que trabajó con Hugo Chávez y trabajó con Maduro, dijo al diario ALnavío que no pueden romper por:

– Las partes se han dado cuenta de que solos, cada una por su lado, no podrán solucionar la crisis del país.

– Es el tiempo de la negociación. Cuando el Vaticano, cuando José Luis Rodríguez Zapatero, las condiciones no estaban maduras. Ahora sí.

– La comunidad internacional también se dio cuenta de que es el tiempo de negociar.

– Rusia, China, el Grupo de Lima, Europa, el Vaticano, y hasta un gurú indio asesor de Maduro, apuestan por la negociación.

– Ya nadie es igual que hace un año y que hace unos meses. Nadie habla de intervención militar. Hasta las webs han bajado el tono.

– Este diplomático coincide con la posición de los expertos rusos de que Guaidó y Maduro están condenados a negociar.

Se puede decir que Juan Guaidó tuvo razón cuando dijo que más temprano que tarde, Maduro iba a volver a la mesa. Pero volver significa no darle vueltas al asunto crucial, que son las elecciones libres, las elecciones sin Maduro, que es el punto que lo rompió todo. ¿Hay un punto intermedio? Siempre lo hay en una negociación.

Por lo pronto, el asunto está en que:

– Los noruegos no van a imponer fecha.

– Los noruegos esperan que las partes decidan volver cuando a las partes les “guste” volver.

– Los noruegos plantean el reinicio con perspectivas “realistas de una solución negociada”.

De modo que todo este tiempo le ha servido a Maduro para medir los alcances de la Orden Ejecutiva de Trump. Para saber que los rusos y los chinos quieren seguir ayudando a Maduro siempre y cuando no se rompa con la negociación. Para saber que la posición de los Estados Unidos sobre elecciones libres sin Maduro en el poder es el punto de honor, y ese es el punto de honor de Guaidó. Para saber que la Fuerza Armada se “alegra” cuando hay negociaciones, y quiere que la mesa continúe.

Maduro volverá, entonces, bajo otras condiciones:

– Que no sea vea que la intención es ganar tiempo.

Maduro no pudo romper. A pesar de todo el discurso del chavismo en conjunto, incluyendo al general Padrino López, contra el bloqueo, la Orden Ejecutiva de Donald Trump, contra el imperio, y contra la posición de Diosdado Cabello, presidente de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, de que no hay nada que negociar, y ahora agrega que no se negocia con bandidos.

– Que se vea que su plan de negociación es en serio, que fue una crítica clave de John Bolton en Lima. Bolton es el Asesor de Seguridad de Trump.

– Que haga valer la palabra de lo que dijo el fin de semana: “En un diálogo hay que ceder siempre. Yo sé de eso bastante. Tenemos propuestas sustanciales para llegar a acuerdos con toda la oposición política”.

– Como hay que “ceder siempre”, Maduro entenderá que la discusión en la mesa no puede regresar a puntos superados sino superar el escollo principal.

– O como dijo Stalin González, vicepresidente de la Asamblea Nacional y negociador de Guaidó: que la discusión se trancó cuando el régimen le tuvo miedo al cambio, pues había una propuesta sobre la mesa.

¿Volver a la mesa significa que Maduro reconoce esa propuesta?

– ¿Se partirá de la propuesta de la que habla Stalin González?

– Si la reconoce es que quiere negociar en serio.

Lea también en Punto de Corte:

Extracto de artículo: ALnavío

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram