Inicio Noticias (Opinión) Colombia: ¿Un mamertazo contra Uribe? Por Edgar Perdomo Arzola

(Opinión) Colombia: ¿Un mamertazo contra Uribe? Por Edgar Perdomo Arzola

Por Punto de Corte
479 Lecturas
Álvaro Uribe
Caracas, 09 de agosto de 2020
¿El verdadero origen de “mamerto”? Parece que en Colombia es el único lugar de Hispanoamérica en el que esta palabra tiene una connotación relacionada con la izquierda. “Mamerto” en Colombia es una persona de izquierda o ideología comunista. Es un término despectivo que se asocia a un estereotipo como llevar mochila, y poco esmero en el arreglo personal, además de una tendencia discursiva a emplear frases, y palabras cliché como “el pueblo”, “neoliberalismo”, “lucha de clases” “antiimperialismo”, entre otros. Es producto de la fuerte estigmatización que sufre la ideología de izquierda en Colombia como lo registra el wlkidiccionario. Fin de la moraleja.

Domingo Alberto Rangel ideólogo de la izquierda venezolana no extremista, en  el Semanario Quinto Día de fecha 28 de marzo al 4 de abril de 2008, dice en algunos párrafos aquí citados. “No pretenderá Uribe que ahora las FARC se replieguen. Hemos visto muchos errores políticos de parte de Marulanda, el jefe supremo, mientras moría Reyes que era uno de los cerebros políticos de las FARC, ellos ofrecían sus primeras impresiones sobre este ataque, y se observaba un deseo enfermizo de paz de parte de los declarantes, algunas veces esta búsqueda de una solución pacífica era contraproducente, posiblemente no era el momento apropiado, si lo que se buscaba era una salida digna pero combativa. Tantos años de lucha para arriar todas las banderas en la montaña. Fue otra forma de guerra, infiltrar a la guerrilla, desmoralizarla, destruirla desde adentro, producir una implosión en su estructura. También a muchos entendidos, les parece que la guerrilla de las FARC está envejecida, ya sus líderes principales son prácticamente unos ancianos. Sabemos lo que ocurre cuando nos llenamos de años, nos convertimos en sabios pero nuestra fuerza flaquea, no somos los mismos. Además están fallando en la comunicación con la sociedad colombiana, que muchos dentro, y fuera de Colombia los consideran unos asesinos brutales, sin ideologías de ninguna especie. Ese mensaje simple no llega al pueblo colombiano o está mal estructurado. Deben hacerse cambios si quieren sobrevivir, pero cambios en su estructura militar y conceptual, se debe modificar esa forma brutal de lucha que significa el secuestro, el narcotráfico, el terrorismo,  ese es uno de los elementos que más daño le ha hecho a las FARC, los aleja del ciudadano, y de la vida. El secuestro es una forma de guerra realizada en contra del pueblo, es decir el que sale perjudicado es el pueblo colombiano, no es su oligarquía. Deben entrar a la política,  y a la discusión de todas estas cosas dentro de las FARC, si quieren sobrevivir”. Fin de la cita. ¿Los actuales líderes de las FARC, fueron condenados por estos delitos?

La decisión de la Corte Suprema de Justicia de Colombia de ordenar la detención, y el arresto domiciliario del ex presidente Álvaro Uribe, le despejó el camino a la extrema izquierda de ese país FARC y ELN. La medida cautelar en el proceso por presunta manipulación de testigos que le tienen encausado en dicho Alto Tribunal, ha provocado un terremoto político en el vecino país en plena pandemia del coronavirus. Una resolución que ha sido cuestionada tanto desde el punto de vista jurídico como político, al punto que el gobierno norteamericano, ordenó el retiro inmediato de las visas de esos magistrados,  y de sus familiares.

Efectuada una consulta  desde el punto de vista estrictamente jurídico, a fuentes del derecho colombiano consultados, no cabe la menor duda, que el  denegar al ex presidente su defensa en libertad en un proceso al cual siempre ha acudido respetuosamente a las citaciones es una clara extralimitación de ese órgano jurisdiccional. Lo comunicado por prensa judicial, y que dicha resolución se ha dictado para evitar una posible obstrucción judicial. También la califican como un exceso habida cuenta de que el acervo probatorio en contra de Uribe es tremendamente débil, y abundan las declaraciones testificales contradictorias de personajes con un historial delictivo por paramilitarismo y delincuencia común. La Corte Suprema ha resuelto tan drástica medida basándose sólo en pruebas testificales, posiblemente el más endeble de los instrumentos probatorios existentes. Según estas fuentes  los únicos indicios los dan testigos, en un caso de presunta manipulación  de los mismos, ya esto ya es muy llamativo. Y más cuando el proceso lo instruye José Luis Barceló, un magistrado siempre calificado de “anti uribista”. Según denuncias, ese mismo juez archivó una investigación previa por el mismo delito al líder de la FARC, Iván Cepeda. Donde el denunciante de aquel entonces, es hoy el perseguido de hoy Álvaro Uribe, después de que Barceló sobreseyera el caso contra Cepeda, y lo volviera en un procedimiento en contra de él.

Según obra en  autos judiciales, Iván Cepeda recorrió una gran parte de las cárceles de Colombia, y del exterior, en busca de paramilitares presos, y de extraditados en la época de los gobiernos de Álvaro Uribe para que declararan en su contra. Lo que parece el objetivo principal, es que se le revoque  su escaño en el Senado colombiano como medida complementaria.

El  objetivo de la extrema izquierda colombiana con Gustavo Petro, en contra de Uribe  y del Centro Democrático CD, que hoy gobierna ese país en la persona de Iván Duque, es muy claro dicen las fuentes consultadas: es el sacar de la escena política al líder más polémico colombiano en estos últimos últimos 20 años. Y que aun siendo una medida cautelar, la legislación colombiana  prevé  automáticamente el cese en su cargo de representación.

La medida tiene una duración de al menos un año, pero puede ser prorrogable, lo que supondría apartarlo de la política activa. La caída de Uribe le despeja el camino a  la extrema izquierda colombiana. Su sola figura desequilibra la balanza hacia  quien apueste en su contra en las presidenciales del 2022, como ocurrió con Iván Duque en el 2018, con lo que derrotó a Gustavo Petro, y derrotaría al candidato de la ultraizquierda. La polarización se ha desatado en Colombia  similar a la reciente explosión en Beirut, y todas las miradas del mundo se dirigen ahora hacia el presidente, dubitativo  Iván Duque. A Uribe analistas políticos-militares le atribuyen como presidente (2002-2010) el haber  derrotado a la guerrilla de narcoterroristas de las FARC, que llegó a tener 30.000 integrantes; desmanteló el paramilitarismo,  e hizo crecer la economía colombiana  destruida. Combatió los acuerdos hechos en La Habana con las FARC, impulsados por Juan Manuel Santos, y que según él,  han reforzado a la izquierda castro comunista en las diferentes instituciones del país. Principalmente lo han hecho en la justicia, como en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), organismo creado ad hoc para exculpar a las FARC. También en la Corte Suprema de Justicia. Hoy los líderes de las FARC están sentados en sus curules  con todo tipo de prebendas,  y ven detenido al hombre que los derrotó. Líderes de su partido el CD, dicen que es aberrante el caso del  narco guerrillero Jesús Santrich, a quien esa misma Corte Suprema que acaba de detener a Uribe lo dejó en libertad sin acordarle medida de aseguramiento alguna, no lo extraditó por narcotráfico y, como no podría ser de otra manera, acabó fugándose.

La polarización extrema se ha desatado en Colombia,  y todos los ojos del mundo,  se dirigen ahora hacia  Iván Duque, sobre si va a tomar la defensa política de Uribe,  protector  natural de su gobierno, aplicando las políticas por las que fue elegido con el apoyo del uribismo,  o se mantendrá alejado de dichos postulados, mientras que la ultraizquierda castro comunista de la que habla Álvaro Uribe con Gustavo Petro a la cabeza, se prepara para el asalto al poder en el 2022.

Percasita11@yahoo.es

Vea otros artículos sobre el autor aquí en Punto de Corte

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados