Inicio Noticias (Opinión) Construyendo un partido. Por Juan Francisco García

(Opinión) Construyendo un partido. Por Juan Francisco García

Por Punto de Corte
183 Lecturas

Caracas, 09 de Diciembre de 2019.- Decidimos dedicarnos a la construcción de un partido que se diferencie de todos los demás. 

Venezuela atraviesa por la crisis más dura que se haya vivido en algún país de América Latina, nuestra gente sobrevive por la milagrosa y benevolente mano de Dios. 

En medio de la profunda crisis económica, social, que nos sacude inclementemente, también sabemos que atravesamos, por una crisis de orden político, sin dudas escalofriante. Nuestro Secretario General el Dr. Walter Boza, ha sentenciado;   si lo que dice la MUD del Régimen es cierto y lo que dice el régimen de la MUD tambien es cierto, ninguno de los dos tiene autoridad moral para dirigir el país. Venga de la izquierda o de la derecha es corrupción igual y nos sumerge aún más en el oscurantismo del que luchamos por salir. 

En este tránsito por construir un partido, dónde el pueblo en esencia se vea representado en todas sus luchas, hemos enfrentado innumerables contradicciones, personales, colectivas, hasta aterrizar en debates muy francos y honestos, de lo que debe ser nuestra organización, organización realmente para la gente, para el obrero, el campesino, el hermano indígena, el pescador, el maestro, pero también una organización para el empresario, para el industrial, el comerciante, para madres y padres, para la familia venezolana,  siempre guiados por nuestra ignorada,vejada y violada constitución, que define la familia venezolana como la célula fundamental del Estado, construimos un partido para el país. Ese es el partido que necesitamos realmente construir. Que rechace la quinta república del PSUV y de Chávez, pero que tampoco intenté imponer la reedición de la cuarta república, uno de los principales errores de los partidos de la oposición tradicional en la actualidad. Nuestro país, el pueblo en general, pide que superemos el odio, el rencor, la exclusión, la corrupción, la expropiación, entre otros elementos negativos representados en ambos modelos, y construyamos el escenario ideal para el encuentro y la participación de todos los venezolanos, ya no en búsqueda del hombre nuevo, sino en la formación del hombre bueno, para una Venezuela reconciliada, perdonada en el encuentro de sí misma. 

Una tarea dura, por la enorme realidad que nos corresponde desmontar, es ir en contra de la propia cultura, durante décadas de ambos modelos, de ha sembrado lo opuesto a la bondad, la sinceridad, la responsabilidad, la ética y la moral.

Otro gran aspecto a considerar, son las distintas corrientes de pensamiento, de visiones, incluso de la situación actual del país, los líderes existentes tienen variadas posiciones, sin diversas, las opiniones de los representantes de los tantos sectores, que iríamos a debates extensos y no tendríamos quizás una posición general. Aquí reconozco el gran aporte del compañero Nicmer Evans, Director político del MDI, con una visión amplia, clara además de integradora de todos los factores sociales que luchamos por el rescate de la democracia. Al pedir que entendamos la necesidad de confluir todas las corrientes en el movimiento, con acuerdos claros sobre la ética, la moral, y el buen. Desenvolvimiento del movimiento, pero que seamos un móvil realmente para la inclusión en este momento histórico.

En este sentido, no somos un movimiento para un hombre, no somos un movimiento para un líder, somos un movimiento que se transformará en poco tiempo en un gran partido, seremos un partido, para formar líderes de altura que orienten la política del país. Nuestra lucha central es el rescate de la democracia, la estabilización económica y social, para esto propiciamos el encuentro de todos los venezolanos. No nos definimos de izquierda, tampoco de derecha, ni de abajo, ni de arriba, estás posiciones las rechazamos plenamente y rescatamos lo bueno de cada condición, de cada posición, decidimos ir por la amplia calle del centro, sin ninguna inclinación, sin estafas, sin atajos, sin compromisos obligantes con los falsos liderazgos que solo buscan el poder político del país. 

Hoy podemos decir que el MDI, tiene presencia en la mayoría de los Estados del País, y trabaja para estar en todos los Municipios y parroquias, no hay un espacio, un caserío, un barrio, un camino, un campo, una montaña, o un cerro, dónde no estemos desarrollando un trabajo, más allá del sol, como dice un canto de la iglesia cristiana evangélica, aceleraremos la organización por el bien del país, los venezolanos de bien somos más y necesitamos esta organización, el chavismo fue una gran estafa y la sufrimos, pero se acabó, ir atrás sería inaceptable. Cuantos somos hoy ya no se, somos muchos, pero más allá de la cantidad, hay que resaltar la calidad, el MDI tiene en sus dirigentes realmente calidad dirigencial, político y social, con esa fortaleza avanzamos en la construcción de un partido para el país, un partido de nuevo tipo, y de los nuevos y exigentes tiempos, un partido para todos los venezolanos, para el amor para verdad, para la vida en Democracia. 


Juan Francisco García Escalona

Miembro de la comisión de Organización del MDI

Puede también leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados