Inicio Noticias (Opinión) Es una gran pena decirle al mundo que lloramos en vano. Por Ignacio Laya

(Opinión) Es una gran pena decirle al mundo que lloramos en vano. Por Ignacio Laya

Por Stefany Sánchez
243 Lecturas
(Opinión) Es una gran pena decirle al mundo que lloramos en vano. Por Ignacio Laya
Caracas, 21 de septiembre de 2020.-

La primera vez que se desbordó el río Limón en el estado Aragua fue en septiembre de 1987, evento que tomó por sorpresa al país porque el antecedente más cercano fue aquella creciente del año 1951 y existía muy poca información del fenómeno de la escorrentía que se produjo a consecuencia de llover durante 5 horas continúas sobre una montaña aledaña a la ciudad de Maracay.

Luego de ese episodio ocurrió otra avalancha en 1988 en el sector de Montesano de la Parroquia Maiquetía del estado Vargas que dejó a su paso una gran desolación y muerte que puso en alerta a toda la nación.

11 años después ocurrió La Tragedia de Vargas en diciembre de 1999. Esas lluvias torrenciales inusuales sacudieron al mundo por la enorme energía que se puso en movimiento con pérdidas incalculables tanto materiales como humanas pero también aportó conocimientos y datos metereológicos, pluviometricos, activación de los conos de deyección de cuencas hidrográficas y sobre la Mecánica de los Fluidos que explica cómo enormes rocas de más de tres metros de diámetro fueron arrastradas como papelillos con un poder de destrucción descomunal. Durante los días 14, 15 y 16 de diciembre de ese año cayó en el litoral varguense un volumen hídrico equivalente a lo que cae durante todo un año sobre Caracas y Vargas.

Ese espantoso caudal activo las principales cuencas y con la mayor violencia depósito 4 millones de metros cúbicos de piedra y lodo, quedaron afectadas 11 mil edificaciones , 101 kilómetros de la red de servicios de infraestructura urbana, 80 mil personas desplazadas y se estimó que el número de muertes estuvo entre 15 y 50 mil personas. América Latina no había experimentado un evento catastrófico de esa magnitud el cual está asociado al calentamiento global.

La comunidad internacional jugó un papel muy importante en la mitigación de los efectos postraumaticos de esa tragedia y la Comunidad Europea jugó un papel estelar en la estabilización de las principales cuencas hidrográficas mediante obras de retención de sedimentos, control de torrentes, puentes y canalización que es el más preciado legado que impidió que el dolor no fuera mayor si tomamos en cuenta que dichas obras se pusieron a prueba durante los deslaves de los años 2005 y 2010.

Sin embargo, hoy podemos decir con la mayor responsabilidad que pese a los grandes aportes científicos y técnicos el estado Vargas hoy luce más vulnerable que en 1999 porque no se cumplieron al pié de la letra las recomendaciones contenidas en los estudios de la Autoridad Única, Corpovargas, de las Universidades Metropolitana, Simón Bolívar y la UCV que poseían propuestas y una visión conceptual en el marco de la rehabilitación del eje costero del Litoral Central. Al contrario, se construyeron viviendas donde cayeron rocas gigantescas y en zonas de un nivel freático muy elevado, muchas presas están colmatadas, algunas canalizaciones y puentes fracturados y estás carencias impide la práctica de la cultura del riesgo que nos debería permitir convivir de manera sustentable con la naturaleza.

Este nuevo episodio del desbordamiento del río Limón debe llamar la atención del país porque apenas llovió pocos minutos sobre la misma montaña quedando al descubierto que nada se aprendió de aquellas lecciones y lamentablemente el estado Vargas está en deplorables condiciones ecológicas perdiéndose todos esos aportes y la gratitud de nuestro pueblo bullicioso y sentimental deseoso de decirle al mundo que no lloramos en vano.

Ignacio Laya
Coordinador del estado Vargas del Movimiento Democracia e Inclusión (MDI)

* Punto de Corte no se hace responsable de las las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

También puede leer en Punto de Corte:

   Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

(Opinión) Hasta el himno nacional de la República de Venezuela se ha devaluado. Por Ignacio Laya - Punto de Corte 27/09/2020 - 16:47

[…] (Opinión) Es una gran pena decirle al mundo que lloramos en vano. Por Ignacio Laya […]

Los comentarios están cerrados