Inicio Noticias (Opinión) Maduro culebrea ante el poderoso mensaje de la democracia. Por Juan Francisco García

(Opinión) Maduro culebrea ante el poderoso mensaje de la democracia. Por Juan Francisco García

Por Stefany Sánchez
649 Lecturas
Caracas, 26 de enero de 2020.
Por: Juan Francisco García*
@Jufraga12

Cuando investigamos sobre culebreros en los diccionarios, podemos encontrar entre las definiciones predominantes, las personas que elaboran jarabes, remedios con yerbas y serpientes, para distintas enfermedades, sin embargo con amigos de nacionalidad colombiana he entendido que en su cultura  el término se acuña, aquellas personas de tipo político, que no tienen seriedad, ética, ni moral, seres tramposos, delincuentes desalmados, que establecen una conducta y la cambian con mucha facilidad, con habilidades superiores para mentir, manipular causando mucho daño a la sociedad, creando una imagen falsa de lo que realmente son.

De acuerdo a este calificativo, todo el régimen y sus personeros, son unos culebreros, haciendo énfasis en Nicolás Maduro, quien usurpa la presidencia dañando irreversiblemente al pueblo venezolano, ahora bien el régimen totalitario, que ha devastado la economía más prominente de América Latina, asesinando a cuanto líder social y político se levanta en su contra, usando para esto, cuerpos policiales propios de los intereses de un país en dictadura, hoy se encuentra zigzagueando como la más inmunda serpiente, sin un rumbo definido consumiéndose en el veneno de su propia ponzoña, es tanto el desequilibrio, la presión, el estrés, que no son capaces de sostener una línea comunicacional ante los avances de la geopolítica internacional, pivoteada por los EE.UU y buena parte de los países de la Unión Europea. Solamente con un burdo intento de empañar la gira de Juan Guaidó, por el también culebrero, Pedro Sánchez, quien responde a los intereses de  Zapatero, y de una larga lista de empresarios y bufetes españoles que han sido el soporte por muchos años de las colocaciones económicas de los Castros y del régimen cubano, siendo así, el gobierno de España una vergüenza para los esfuerzos democráticos de la Unión Europea.

Internacionalmente se agotaron todos los mecanismos propios de la resolución de los conflictos de estos niveles, la dictadura venezolana con un pequeño grupo de ambiciosos provenientes de los partidos tradicionales de la oposición venezolana, intentan descalificar la gira del presidente Juan Guaidó, con argumentos inverosímiles, y actitudes estólidas, que rebosan en idioteces, turbados por el mensaje que envía el mundo democrático, porque no es poca cosa la gira diplomática, de acuerdos que está realizando el presidente interino, en este momento, quien recibe un baño de confianza, de apoyo democrático de mano de los presidentes, primer ministros, y lideres más importantes de las poderosas potencias mundiales.

El país estoicamente aguarda con paciencia, pero entusiasta a la vez por la estrategia, el regreso de Juan Guaidó, se convierte en estos momentos en uno de los elementos de mayor tensión para el régimen, quien un día lo descalifica al tratarlo a través de términos peyorativos, y luego le invitan a propiciar acuerdos, conducta sin lugar a dudas referente al título de este articulo, pero volviendo a la estrategia nadie tiene claridad total del asunto, la estrategia de Washington al inicio de año ha sido de elecciones parlamentarias y presidenciales de manera simultánea, estrategia que suscribió el gobierno de Colombia, y que pasa por un conjunto de exigencias de orden electoral, entre ellas la defensa del voto de los casi 6 millones de venezolanos que se encuentran en distintos países del mundo, luchando por sobrevivir, o incluso la del auspicio mundial por el retorno al país de todos sus ciudadanos a participar en un evento electoral que sería observado minuciosamente para garantizar la transparencia y el fino corte de bisturí como buen cirujano, que requiere un evento de esta naturaleza en un país que ha perdido la legalidad totalmente.

Si hay una característica en el régimen venezolano, es la cobardía, propia de quien no tiene la razón, la distribución del poder en Venezuela es de tal manera que se han generado concesiones de poder, por grupos, que conviven con diferencias pero hacen enormes fuerzas para preservar el poder por la vía de la violencia y el autoritarismo, cada vez que se aproxima una solución, no se conquista porque no se logran alinear a todos los grupos, quienes ya actúan en consecuencia, tipo carteles mafiosos, si algo les preocupa en demasía es la perdida de la capacidad de incidencia internacionalmente, perdieron los aliados de la región, y también las grandes potencias, ya China aseguro el reconocimiento de las inversiones en Venezuela, los cubanos están negociando por su propia estabilidad, y esa resistencia es capaz de romperse, quizás sea el ultimo hilo de fuerza que le quede al régimen de maduro, internamente presionan, arremeten, castigan, violentan los derechos humanos, creyendo que ganan espacios con estas conductas lejanas a la democracia, esto se ha traducido por el contrario en fertilización de los mecanismos internacionales para la búsqueda de soluciones rápidas y efectivas a un problema que se menospreció y ha terminando extendiéndose causando graves daños a la paz mundial.

Como corolario a lo que se avecina en cuanto a la estrategia, para salir de una vez por todas de Nicolás Maduro y todo su régimen, hay que evaluar algunas expresiones del presidente interino en su marcha por Europa, quien sentenció, que el pueblo ha luchado incansablemente, pero sobre nosotros se tejió una mafia de organizaciones criminales y terroristas, y solos no podemos, esta voz de auxilio, junto a innumerables motivos ampliamente documentados y demostrables, son un sustento a la política de Washington quienes son los principales aliados del pueblo venezolano, en esta nueva gesta histórica, sumado a la política internacional de Norteamérica los propios intereses de Donald Trump,  quien se encuentra en un año también de tensiones internas por sus propias complicaciones, considerando que este 2.020 es su año electoral para la reelección.

Es así como el final de nuestro drama, puede estar dentro de un adagio popular, la culebra se mata por la cabeza, en el caso venezolano la culebra tiene varias cabezas, todas perfectamente identificadas, con dos muy visibles, los cubanos y su penetración en Venezuela, y Nicolás Maduro y su entreguismo servil.

Juan Francisco García – Miembro de la comisión de organización del Movimiento Democracia e Inclusión

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados