Inicio Noticias (Opinión) Personajes que no son tales. Por Enrique Ochoa Antich

(Opinión) Personajes que no son tales. Por Enrique Ochoa Antich

Por Punto de Corte
309 Lecturas
Enrique Ochoa Antich - del por ahora
Caracas, 03 de agosto de 2020

A ver:

1. Se me acerca, exaltado. Me reclama que el movimiento al cual pertenezco, participé en unos comicios organizados por esta falsa democracia. Acusa que de esta suerte estamos legitimando al sistema imperante. Juzga que somos unos colaboracionistas del régimen.

Desprecia de antemano a unos diputados que, según su radical juicio, han de ser obsecuentes con el poder. Asegura que sólo por la fuerza será derrotada esta dictadura con máscara de democracia, y que con sangre ha de ser regado el árbol de la libertad, como sentenció el gringo aquel.

No. No es uno de nuestros extremistas de derecha con uña en el rabo. No es ni un mariacorinista ni un abstencionista militante del G4 guaidoista. El año es 1973, no 2020. Quien habla es un activista de la Liga Socialista, el partido de Jorge Rodríguez padre. La crítica es contra el electoralismo del MAS, el partido fundado por Petkoff y Márquez, del cual soy militante a mis párvulos 18. Comienzo mi vida política enfrentando al extremismo de izquierda procubano y, así es la vida, la termino combatiendo al extremismo de derecha pitiyanqui. ¡Los extremos se tocan! _Cosas veredes, Sancho_.

2. Miro la fotografía con su alta figura. Llegó a la presidencia luego de esperar su designación con paciencia oriental. La muerte de su padre político y preceptor lo instala en Miraflores. Va tutelado por los más duros del movimiento que históricamente torció la historia del país hace años. Da tímidas señales de no querer repetir la historia precedente. Tiende la mano a la oposición democrática pero ésta le desprecia el saludo. No hay diálogo que valga: estos levantiscos anuncian que su objetivo es un cambio político y social de fondo, derrocar al régimen, pues. Soliviantan a trabajadores y estudiantes. Las calles se pueblan de iracundos protestantes. Algunas revueltas militares dan a los comandos superiores argumentos para aplicar una política más represiva y más conservadora. El presidente, entonces, da un paso atrás. Se siente incomprendido, así que se echa en los brazos de los más fundamentalistas de entre los suyos… y de los viejos cuadros militares. Ordena impugnar y anular las curules parlamentarias de algunos diputados de oposición y así se hace. Y reprime con furia: hay muerte, cárcel y exilio. ¿Qué destino tendrá esta doliente Venezuela? ¿La necesaria transición a la democracia, evolutiva y pacífica, o la asonada violenta que nos sortee una dictadura militar aún más sanguinaria y rapaz?

No. No hablo de Maduro en 2016. Hablo de López Contreras ocho décadas atrás. ¿Encontraremos a nuestro Diógenes Escalante sin insania alguna para construir un nuevo consenso civilista y pactar un cambio en paz, o la resistencia conservadora y los apremios populares, como en 1945, nos llevarán a la ruptura violenta y a otra larga noche dictatorial como la de Pérez Jiménez?

3. Dice el documento:

“…insurgir contra un gobierno devenido en Tiranía. Que como tal se arroga todos los poderes del Estado y que pone en entredicho la independencia y la integridad territorial de la Nación, su unidad, la libertad, la paz y la estabilidad de las instituciones, la protección y enaltecimiento del trabajo, el amparo de la dignidad humana, la promoción del bienestar general y de la seguridad social, el logro de la participación equitativa de todos en el disfrute de la riqueza, según los principios de la justicia social, el fomento del desarrollo de la economía al servicio del hombre, el mantenimiento de la igualdad social y jurídica, el mantenimiento del patrimonio moral e histórico de la Nación forjado por el pueblo en sus luchas por la libertad y la justicia y la acción de los grandes servidores de la Patria cuya expresión más alta es Simón Bolívar, el Libertador, violando con ello los objetivos programáticos expuestos en el Preámbulo de la Constitución y desarrollados por ésta”.

“La Constitución Nacional establece de manera taxativa que la soberanía reside en el pueblo, y reitera la estricta separación de las ramas del Poder Público “.

“Así mismo, establece la nulidad de los actos producto de la usurpación de autoridad…”.

“En Venezuela no existe separación alguna de las ramas del Poder Público. Con lo que el Ejecutivo devino en Tiranía y el ejercicio de la soberanía, a través del voto, quedó reducido a una farsa grotesca…”.

“¿Cómo podemos negar que la degeneración del sistema político en Venezuela ha llegado a tal punto que llena todos los extremos que los hombres y las leyes atribuyen, desde tiempo inmemorial, al tirano y a la tiranía?”

“Cuando la Constitución Nacional establece que la vida es inviolable y que ninguna ley podrá establecer la pena de muerte ni autoridad alguna aplicarla, no hace sino recoger un principio jurídico fundamental. ¿Cómo justificar las decenas de víctimas de asesinato que solamente en la capital nos brinda semanalmente esta falsa democracia? …con el debilitamiento de esta Tiranía ha aumentado la indefensión de la población ante los Órganos de Seguridad del Estado”.

“Constituidos por el derecho a la protección de la familia, a la salud, a la educación y al trabajo, de los cuales depende el logro del bienestar social, el desarrollo del individuo, la participación equitativa de todos en el disfrute de la riqueza. Derechos que imponen obligaciones correlativas al Estado, de cuyo cumplimiento depende la ruptura del círculo de la pobreza y con ello el acceso al logro de una sociedad libre, justa, responsable y reconciliada. Una situación que en modo alguno está presente en la República como consecuencia del saqueo del Tesoro Público y al peso de una deuda contraída para enriquecer a gobernantes corruptos y sus cómplices, a costa de empobrecer a la Nación…”.

“Y hoy, ante la situación de degeneración política, económica y sobre todo moral que continúa convulsionando y desgarrando la sociedad, se EXIGE la convocatoria a un Referéndum Nacional para REVOCAR el mandato al Presidente de la República, a los Parlamentarios, y la renovación general del Poder Judicial, devolviendo de esta manera la soberanía a su propio elemento: AL PUEBLO VENEZOLANO.”

“Este Referéndum nacional automáticamente debe considerar la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente en la cual se defina a través de una nueva Carta Magna el modelo de la sociedad hacia el cual deba enrumbarse la Nación Venezolana…”.

No es 2019 ni 2020. No se refiere este texto al gobierno de Maduro ni a los 21 años de hegemonía chavista del cual es la resulta. No es la Alianza por el Referendo Consultivo ni algún sector extremista de la oposición venezolana actual el que rubrica este documento. Su fecha es… 24 de junio de 1992. El gobierno al que se refiere es el de Carlos Andrés Pérez; la Constitución, la de 1961; y el régimen político el que por comodidad podemos llamar democracia puntofijista. Y lo rubrican Hugo Chávez, Francisco Arias Cárdenas y los demás oficiales alzados el 4F (casi como si se lo espetaran a sí mismos casi tres décadas después). Publicado por Fuentes Editores junto a mi Carta a los militares de mi generación.

El radical de derecha que en realidad es el radical de izquierda medio siglo antes. El autócrata civil de hoy que es en realidad el autócrata militar de hace ochenta años. Los que parecen ser opositores a este régimen autoritario con vocación totalitaria que en realidad son los firmantes de un documento contra aquello que los franceses de finales del siglo XVIII llamaban el antiguo régimen. Personajes en busca de autor, como los de Pirandello. Y los hechos que describo, jugarretas del destino, como las designaba Teodoro. Trucos de una historia que, como la serpiente mítica, parece morderse la cola.

(*)  Político y escritor. Miembro fundador del Movimiento al Socialismo (MAS). Miembro de la Concertación por el Cambio.

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Vea otros artículos sobre el autor aquí en Punto de Corte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados