(Caracas, 18 de septiembre de 2017) En el marco de la crisis del efectivo en Venezuela, el pago por vía de puntos de venta a a través de tarjetas de débito o crédito se ha convertido en la nueva forma de hacer colas en el país.

El venezolano no sólo  debe sortear la dificultad del acceso a los alimentos de la dieta básica popular, sino que además de que el dinero no alcanza para cubrir la canasta alimentaria, el ciudadano debe sortear con la dificultad de que tenga que dejar los productos en la caja porque «no pasa la tarjeta» ya que de manera reiterada los puntos electrónicos para el cobro presentan mayores dificultades para hacerlo.

En un breve sondeo telefónico con nuestros reporteros ciudadanos de diversos estados en el país, desde el estado Amazonas Nestor Villamizar nos indicó que «En Puerto Ayacucho, Amazonas, es frecuente ese problema, hoy no hay conexión para puntos de venta en comercios desde las 10 AM».

Por otra parte el profesor universitario Jorge Carnenali indicó para Punto de Corte que «En Mérida difícil y los pueblos por las zonas del páramo es prácticamente imposible el pago por punto».

Adriana Suárez desde Maracaibo nos comenta que «En Maracaibo esta lento el servicio, se hacen colas en todos los comercios, Algunas tarjetas nunca pasan».

Anddy Nieves, abogado, nos informa que «En Carabobo es terrible, tanto para pagar con punto, como para sacar efectivo, los bancos sólo dan 10 mil Bs., en Guárico el sábado nos costó pagara en un restaurante».

Desde Los Valles del Tuy Álvaro Herrera nos dice que «aquí se pone la conexión entre el comercio y el banco lenta, tarda para sacar la tarjeta, en la mayoría da error de conexión o dice que no hay respuesta del host».

El gobierno hace unos meses intervino al principal proveedor de este servicio: Credicard, con la promesa de que esta acción resolvería el problema de la llamada «guerra económica».