Inicio Noticias (Opinión) Pastoreando nubes. Por Américo Martín

(Opinión) Pastoreando nubes. Por Américo Martín

Por Punto de Corte
391 Lecturas
Que crezca la audiencia - Américo Martín
Caracas, 8 de julio de 2020
Por Américo Martín
@AmericoMartin

Recientes declaraciones emanadas del inquilino de Miraflores, de la Asamblea Nacional y del Ministro de la Defensa, General Padrino López, comunican una extraña sensación de búsqueda de salidas sin tocar tierra. Nicolás Maduro, acosado por una continua y creciente presión internacional, se propuso mitigar sus efectos arrebatándole a la oposición democrática algo que es de su esencia: la bandera de las elecciones para una solución político-electoral. Fue un paso acertado y no exento de lógica, sobre todo porque en algunos sectores democráticos, parece haber echado raíces la esperanza de soluciones de fuerza que van contra su propia índole. Se supone que este extraño intercambio de lo que es propio de modelos violentos por lo que a su vez es propio de la democracia, serviría a los intereses oficialistas y confundiría, después del disparate cometido contra la Unión Europea, para conjurar la preanunciada y dura respuesta del Viejo Continente, en relación con sanciones que pudieran resultar muy costosas para la cúpula de Miraflores. De hecho, Maduro retrocedió ostensiblemente tras la aventurada expulsión de la embajadora europea en Venezuela, al tiempo que refrescó su minada relación con España, al solicitar su urgente mediación. Semejante iniciativa le fue útil a Maduro, de quien sus propios aliados esperarían un gesto de humildad y rectificación, ajeno a la garrulería de los insultos y amenazas del lenguaje de su maestro, Hugo Chávez.

Si Maduro dio ese sutil viraje por propia reflexión o por consejo de Cuba, como algunos sugieren, no viene al caso. Lo cierto es que volvió a pisar tierra, cuando la oposición seguía envuelta en las nebulosas de signo antielectoral dejando en manos de quien finalmente pareció tomarlas, los emblemas de la paz, la negociación y la democracia misma. Mejor y más oportuno regalo, imposible.

Pero el curioso intercambio no duró mucho. La Asamblea Nacional regresó también a la tierra, y mediante declaración oficial del diputado Omar Barboza enfatizó en forma clara e inteligible que nadie más que la alternativa democrática luchaba por elecciones viables y transparentes y que el oficialismo es quien debe explicar lo que entiende por sufragio libre. Lo que pastores de nubes habían puesto “patas arriba” la oposición legal y legítima lo puso al derecho y con los pies firmemente sobre la tierra. Queremos y necesitamos elecciones con las garantías reclamadas por la comunidad internacional. Es un tema crucial y aquí ofrecemos 10 puntos para un debate o negociación que haga todo viable y posible. Esperamos conocer sus opiniones para debatirlas cuanto antes y de buena fe.

El reciente episodio relacionado con la declaración del General Padrino López podría tal vez derramar más combustible en esta incandescencia. Ojalá no ocurra así. Declaró que la oposición democrática jamás llegaría al poder mientras él sea Ministro de la Defensa. Si su intención era impedir que se le despidiera del cargo -no sé, no me consta- lo cierto es que lo logró, fue ratificado por Maduro. Pero sus declaraciones quedan, y su contenido no puede ser más inquietante.

Estos cambios y recambios en el nivel más alto dejan la sensación de inestabilidad del poder y aportan nuevos elementos a la confusión reinante alrededor del futuro que tenemos a la vista. Si cuando menos el oficialismo mostrara mayor eficacia en la solución del desbarajuste general, podría sin duda levantar esperanzas que le proporcionen tiempo. Por desgracia los problemas se agravan y las promesas se difuminan.

Con motivo del incidente de los tanqueros iraníes se trabajó la idea de aplicar la larga experiencia refinadora para abastecer de gasolina el mercado nacional y el de sus aliados, activando parcialmente el potencial de Paraguaná. Pero no hay avances y, al contrario, se informa un incendio en Cardón.

Lo cierto es que las duras y hasta sorprendentes advertencias del General Padrino enturbian mucho más la posición de la cúpula de Miraflores con el mundo y por mampuesto reactivan la de Guaidó y la AN.

La cuestión es que no se incurra en una nueva comedia de las equivocaciones y en lugar de aprovechar la del otro para hacer más nítido el perfil democrático propio, se salte al medio de la plaza a gritar: ¡Ahí está la prueba! ¡Abstención ya! Se trata de una confrontación política en la que el significado de las palabras negativas del otro se vuelva contra él, en vez de neutralizarlas por palabras igualmente negativas pronunciadas desde la parte democrática.

Perderá el que tenga las plantas y las suelas asentadas en las nubes y ganará quien las tenga firmemente sobre la tierra.

Puede leer otras publicaciones del autor haciendo clic aquí

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados