Caracas, 2 de agosto de 2018.

Por: Aldeni Viloria

Venezuela se encuentra sumida en la desesperanza, el desaliento, dividida, empobrecida, fracturada y desasistida, enmarcada en una tragedia, producto de la indolencia inducida por las malas políticas, aplicadas por la oligarquía burocrática Maduro/Cabellista que ha gobernado a Venezuela durante 20 años, que solo se ha encargado de engañar a un pueblo para mantenerlo oprimido, bajo la propugnación de una falsa y mal llamada Revolución Bolivariana, a la vista está la pérdida de la Dignidad y la Democracia producto de la Hegemonía Roja.

En consecuencia la falsa Revolución Bolivariana solo ha puesto en marcha un maquiavélico plan desde hace años, en busca de socavar y destruir la dignidad de los venezolanos contraviniendo un derecho establecido como principio general en los que se fundamentan los Derechos Humanos, el cual establece Helio Nestor Cruz:

“La libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”.

El régimen bajo el cual vive la nación, solo ha coartado y cercenado la dignidad del venezolano, ya que en nuestro país se ha reducido la libertad de una forma exabrupta, hasta puedo asegurar que el régimen autoritario que nos desgobierna está por pulverizar la mísera libertad que nos queda en el país.

Es de conocimiento público en Venezuela, que la Constitución y la Leyes garantizan el libre ejercicio del derecho a disentir, a protestar y a oponerse a las malas políticas y acciones del Gobierno Nacional, estos instrumentos también obligan a respetar el debido proceso en la detención y enjuiciamiento de cualquier persona, sea cual sea el delito que se le impute independientemente de su condición ya sea civil o militar. En ese sentido vemos cómo el régimen aplica todo el peso de la ley, interpretando la Constitución y las leyes a su favor, violentando los Derechos Humanos y acabando con la Democracia en Venezuela. Es inaceptable, la práctica del Gobierno Burocrático PSUVISTA, de considerar toda protesta ciudadana y civilizada como parte de una conspiración contra la seguridad del Estado, así como restringir la capacidad de movilizarse y calificar a quienes ejercen su derecho a la protesta, como traidores a la patria y someterlos a tribunales militares, independientemente del tipo de protesta. A colación la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que:

“Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin requisitos que los que establezca la ley”.

Es evidente en Venezuela, que para el desgobierno rojo es una amenaza cualquier tipo de protesta, ya que el régimen sataniza cualquier manifestación pacífica en contra de las gestiones que la oligarquía burocrática Maduro/Cabellista lleva a cabo en la ineficaz y deficiente Administración Pública.

También se hace referencia a la expansión indetenible del ignominioso fenómeno de la corrupción roja que  caracteriza al Gobierno Madurista en las instituciones del Estado, que socava la institucionalidad y compromete recursos cuyo destino debe ser el crecimiento institucional del país y el resguardo del patrimonio de la nación.

Así mismo, el déficit democrático creciente que impide el cabal ejercicio de los derechos políticos y civiles por parte de los ciudadanos y que se expresa en la conformación de un Partido/Estado como diría “Enrique Ochoa Antich” que a través de poderes cuya autonomía ha sido confiscada y de una fuerzas Armadas cuyo profesionalismo ha sido comprometido ya que ejerce su hegemonía en transgredir constantemente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como en violentar sistemáticamente los Derechos Humanos, lo que también evidencia la existencia de presos políticos, contraria a la idea misma de democracia y el incremento de las ejecuciones por parte de cuerpos policiales y militares.

La Democracia no solo es el derecho del pueblo a elegir a sus gobernantes por medio de elecciones, la democracia va más allá de una elección, hablar de democracia es decir calidad de vida, es expresar lo que se piensa y decirlo de la forma que se quiera, decir democracia es hablar de libertad económica, política y social, hablar de democracia es hacer que prevalezca la meritocracia, algo que en Venezuela se perdió hace mucho tiempo con la hegemonía roja.

Expreso mi solidaridad con todos los ciudadanos que de alguna forma luchan en contra de las apetencias de poder de la oligarquía burocrática Maduro/Cabellista  y en pro de rescatar la Dignidad y la Democracia, la Institucionalidad y el Estado de Derecho en Venezuela.

Correo electrónico:  aldeni@ula.ve / viloriaortega1985@gmail.com


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram