Inicio Noticias (Opinión) Petroagonía. Por Leisse R. Rebolledo

(Opinión) Petroagonía. Por Leisse R. Rebolledo

Por Punto de Corte
363 Lecturas
Petro Maduro régimen
Caracas, 25 de diciembre 2019.
Por: Leisser R. Rebolledo

Recuerdan esas películas de aprendices de hechiceros a los cuales todos los trucos les salen al revés, que cuando intentan revertir un conjuro resulta que lo acaban complicando más de lo que ya estaba. Mas o menos algo parecido está ocurriendo con la nueva estrategia madurista para mantener a la gente distraída: el muy mentado medio petro. Lo de muy mentado no lo digo en sentido figurado, lo hago más bien como una afirmación; por estos días ese mecanismo ha logrado reunir todas las maledicencias de un pueblo agotado de tanta burla, cuya paciencia pareciera no tener límite, pero que, en un momento determinado va a terminar cobrando todas las cuentas pendientes.

Manuel Rondón, un pensionado septuagenario, fue uno de los primeros en recibir el supuesto regalo presidencial. De inmediato solicitó a su yerna que ingresara a su cuenta de patria a hacer el intercambio en bolívares. La yerna se complicó un poco para realizar la operación, pero al fin, con algo de ayuda logró hacer la cotización. Transfirió la totalidad del medio petro, esperando que esto se reflejara al instante en monedero patria, como ocurre con el resto de los pagos que envía el gobierno a través de esta plataforma. Hizo la revisión y para su sorpresa no encontró el monto reflejado, los 1.360,000 bs no aparecían por ninguna parte. Don Manuel dijo: hay que darle un tiempo, debe ser que el sistema está colapsado. Volvieron a chequear una hora después y aún no aparecía el dinero reflejado, realizó la revisión varias veces más a lo largo del día 19, y nada, el dinero se encontraba desaparecido en una especie de limbo cibernético. La yerna había colocado como fecha de vencimiento el 20 de diciembre siguiendo recomendaciones de un amigo, no entendía muy bien de que trataba eso, pero le pareció lo más adecuado, era la fecha más cercana disponible, porque cuanto antes se recibiera el dinero mejor, para salir a comprar las cosas que se necesitaban en la casa: prácticamente de todo. El 20 transcurrió como el 19, con la conversión a bolívares sin aparecer todavía; la preocupación iba en aumento, ya se rumoraba que la cosa no era tan sencilla como lo ha vendido Maduro en sus agobiantes cadenas de televisión. Alguien explicó a Don Manuel lo que significa hacer una cotización: “es como colocar un artículo en una subasta, si lo compran recibes tu dinero, en caso contrario el artículo se queda contigo”. Para Don Manuel la cosa no quedó tan clara, pero tuvo un mal presentimiento: no iba poder contar con el medio petro para realizar las compras navideñas. El 21 de diciembre el medio petro había retornado a su punto de origen. Don Manuel no sabe si volver a hacer el proceso de cotización, o dejarlo allí, a ver qué pasa.

La petroApp tampoco resulta una opción viable, el proceso resulta bastante complejo para quien no disponga de ciertos conocimientos y herramientas informáticas. Algunos que ya han realizado el proceso dicen que cuesta un mundo para activar el registro, y, los que han intentado hacer efectivo el medio petro por esta vía no han logrado hacerlo, además, afirman que son quince días para poder utilizar esos fondos. Toda una compleja maraña de impedimentos  y obstáculos difíciles de sortear.

Mucha gente tiene dudas acerca de que persigue realmente el régimen con este tipo de acciones, porque, si quieres ayudar a la gente, sencillamente debes tratar de simplificar las cosas; no puedes aspirar que un pueblo como el nuestro, con una limitada cultura financiera se vuelque a tramitar cotizaciones y cosas similares como si fuera un corredor de bolsa de Wall Street.

Y lo peor, es el hecho de jugar con la necesidad de los más necesitados en esta temporada, en plena víspera de noche buena, cuando hay millones de familias que aún no han podido comprar los estrenos a sus hijos, ni mucho menos los ingredientes para las tradicionales hallacas. El medio petro era esperado para tratar de remendar la pata que le falta a la mesa, a causa de la severa crisis que azota a Venezuela cortesía del señor Maduro y sus lacayos. Sin embargo, ellos lo volvieron a hacer, aplicaron nuevamente su perversa y macabra estrategia: dilatar, confundir, ganar tiempo, humillar.

En adelante, lo van a seguir haciendo si se lo permitimos, ruego a Dios que no sea el caso, y, que, en 2020 podamos librarnos de esta plaga que nos ha caído como una maldición. De lo contrario, nos seguirán metiendo muchos medio petro y, el país continuara hundiéndose en este abismo sin fondo del cual solo los venezolanos como un todo podemos salir, siempre y cuando nos lo propongamos.

Que Dios nos bendiga a todos. ¡Feliz noche buena!, ¡feliz navidad!.

Correo: Leisserrebolledo76@gmail.com

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

caridad 26/12/2019 - 10:24

Nuera.

Los comentarios están cerrados