Caracas, 17 de julio de 2018.

Por: Tony Rivera Chávez*

@otelo_calas1 

Las medidas económicas tomadas por el Presidente “obrero”, más bien Comandante en Jefe, usando las finanzas públicas, expresada en valores  monetarios y mercantiles, para privilegiar el consumo de quienes le apoyan  en todos sus desafueros dejando clara idea de la existencia de un sistema burocrático  degenerado  por su exagerado Centralismo Elitesco con prácticas que demuestran la vigencia de una economía de mercado  con la característica  que el motor principal para su funcionamiento  los impulsa el gasto público oficial en forma monopólica y abusiva, sin importar  para nada el productor o el ciudadano. En última instancia el mejor efecto de sus anti-económicas medidas es la hiper inflación  usada como lubricante en las políticas adelantadas para el Control de los ciudadanos.

Desde esta situación de intervención monopólica las contradicciones y la existencia de los valores del trabajo tienen un carácter marginal para incrementar la plusvalía en la presencia  de los factores de Capital y Trabajo sumándoles  una “plusvalía emotiva” para quienes sufren de necesidades  y limitaciones para afrontar la vida diaria y hasta para reponer el desgaste físico  para cumplir las labores cotidianas. Buena parte de estos padecimientos ocurren gracias a la desaparición  de los defensores de los trabajadores como son los Sindicatos Libres para la justa remuneración de la fuerza de trabajo.

El caso es que esta supuesta revolución socialista del siglo XXI  donde el Dictador se ufana de ser “obrero” siendo la verdad que su comportamiento no pasa de ser el de “jefe”Policial Militar en  ejercicio de funciones totalitarias  dándole a la vez privilegios a los agentes de la represión al permitirles y autorizarles una apropiación  de mercancías y servicios  cuando estas son escasas para las mayorías  para así crearles además facilismos para el arribismo, tráfico de influencias, impunidad, nepotismo, corrupción y servilismo para provecho de los superiores del burocratismo y enaltecer el autocratismo para los niveles inferiores. La falta de controles  administrativos, estrictos y libres, para las actividades  de los “jefes” y la posibilidad de reemplazo de los mismos generan a la vez resistencias colectivas que no son tomadas en cuenta gracias a la función corruptora del dinero y el monopolio de su circulación para beneficio y consolidación del Modelo. La distribución del Poder Adquisitivo de bienes se ajusta a las necesidades burocráticas  cuando es hacia el estamento militar hacia donde se realizan las mayores erogaciones de aumentos  para no solo marcar una desigualdad extrema entre el trabajador (productivo) y una fuerza militar que actúa  como sustento de un gobierno totalitario desde una mentalidad egoísta comprometida con la satisfacción y  el “ego”  de los Cuerpos de Seguridad del Estado opresor. Esto seria una desviación inexplicable  en cualquier sociedad que se preciara de socialista  aún cuando en este caso se trata del uso del termino para engañar ignorantes porque Socialismo ¡No hay!

A todas estas y a la luz del Marxismo  entendemos que solo la abundancia de bienes y servicios podría hacer sentir  la libertad necesaria al trabajador  de los nuevos tiempos  para generar una conciencia social  apegada al Nuevo Modelo (Socialista)  que liberaría al hombre del fetichismo de las mercancías, el opio del pueblo, la alienación  y la escasez  al desaparecer  la mentalidad  nacida de la demanda insatisfecha  y por la otra, en esta realidad, el símbolo aberrante  del uso de bonos, sueldos y salarios, ayudas, subsidios a diestra y siniestra  en el deseo de ocultar los verdaderos problemas  nacidos desde un sistema sin  características socialistas originadas en la no aplicación de  las Ciencias  Sociales y Naturales   que, solo existe como fachada irracional de un gobierno  que no va mas allá de un Capitalismo Monopolista de Estado  cuyos mecanismos de distribución  de los recursos financieros y materiales  son de carácter totalmente primitivos, salvajes y desiguales. No hay ningún nuevo Modo de Producción, ni tampoco una forma equitativa de distribución de productos con características como para estar basadas en el control obrero de las empresas y mucho menos en la asignación  de presupuestos de acuerdo al Valor Trabajo.

Deducido de todo esto llegamos a la conclusión de que se trata más bien de llevar a las mayorías civiles  a una sociedad muy pobre cuyos problemas le impongan las necesidades de lucha para su sobrevivencia  alejándolas  de salidas cívicas democráticas para la solución de sus negaciones a la vez que desde un núcleo militar cívico desordenar  “la mente” de los venezolanos apartándolos  por desesperación de la disciplina política  necesaria para sacarlos del Poder, y así si el caso lo amerita será más fácil reprimir y encarcelar  a los ciudadanos disidentes activos en un  Proyecto de Nueva Sociedad Democrática y Libre.

* Economista egresado de la UCV – año 1.972  

Correos electrónicos: profetanoskagamus@yahoo.com / guaripeterojo@outlook.com 

Puede leer otras publicaciones de Tony Rivera Chávez haciendo clic aquí


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram