Inicio Noticias (Opinión) Por Unos Dólares Más. Por Reinaldo Aguilera

(Opinión) Por Unos Dólares Más. Por Reinaldo Aguilera

Por Punto de Corte
116 Lecturas
dólar dólares
Caracas, 14 de enero de 2020
Por: Reinaldo Aguilera
@raguilera68
@AnalisisPE

Estrenada en 1965 y realizada en el famoso género denominado ¨Espaghetti Western¨, ¡Por Unos Dólares Más! es una película cuya trama cruza los caminos de Dos cazarrecompensas, Manco (Clint Eastwood) y el Coronel Douglas Mortimer (Lee Van Cleef), quienes deciden unir fuerzas para atrapar a la pandilla de un peligroso ladrón y asesino conocido como Indio, pero el Coronel Mortimer tiene una motivación más profunda que el dinero de la recompensa: una venganza personal contra Indio.

Lo interesante es que el caso que nos ocupa, no tiene nada de ficción, no es una película de Hollywood, es la cruda realidad de lo que ocurre y que presuntamente motivó el asalto del parlamento de Venezuela en días pasados.

El 5 de enero, la oposición, como dicta la Constitución Venezolana, debía elegir la nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional para el periodo 2020-2021; en acuerdo previo se decidió que Juan Guaidó continuaría como Presidente de la AN, dado el apoyo de más de 60 países a la gestión que se viene adelantando, pero el acto donde se ratificaría el cargo fue intervenido por funcionarios militares afectos al régimen de Nicolás Maduro, quienes impidieron el ingreso de los diputados de oposición al Hemiciclo de sesiones.

Simultáneamente, se llevaba a cabo asalto al Poder Legislativo con la elección de Luis Parra, diputado electo en las planchas de la oposición, impuesto por Maduro, quien sin contar con el quórum ni votos requeridos fue proclamado Presidente del Parlamento, lo que reafirma la intención del régimen de controlar esta Institución que le ha sido esquiva, tal y como controla la gran mayoría de las instituciones del país.

El asunto no termina allí, pues detrás de la actuación de Parra y otra serie de diputados, casualmente pertenecientes a diferentes partidos opuestos al del gobierno, se esconde el pago de millones de dólares según varias fuentes, que dejan pálidos a los protagonistas del mencionado western.

De acuerdo a las acusaciones previas al golpe parlamentario ejecutado, los diputados José Gregorio Noriega, José Brito, Adolfo Superlano y Conrado Pérez (principales), Leandro Domínguez y Jesús Gabriel Peña (suplentes) actuaron junto a Parra para utilizar su rol en la Comisión de Contraloría para favorecer a Alex Saab, colombiano señalado por EEUU como testaferro de Nicolás Maduro, y su red empresarial detrás del programa CLAP, que distribuye comida subsidiada en Venezuela.

Luego de conocerse esta información, la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, denunció que los siete diputados fueron comprados por el régimen chavista para formar parte de la “Operación Alacrán”, cuyo objetivo era sumar voluntades para impedir la reelección de Juan Guaidó como presidente del Parlamento se manejan montos que van de 1 millón a millón y medio de dólares, se entiende entonces que lo de la película es un cuentito al lado de la trama criminal que estamos presenciando por el control del poder político en nuestro país.

Mientras todo esto ocurre, infinidad de analistas coinciden en que ni el colapso de Zimbabue con Robert Mugabe, la caída de la Unión Soviética, la desastrosa crisis de Cuba en la década de los noventa, nada prevalece sobre el desplome de la economía de Venezuela, que ha superado con creces todos esos desastres.

Venezuela experimenta para la fecha, el mayor colapso económico sucedido en un país sin guerra en al menos 45 años, según varios economistas, es sin duda una realidad que impacta a cualquiera.

El caso es que con el paso de los días se agudizan las tensiones y aunque más de 60 países reconocen a Guaidó como presidente de la AN y presidente interino de Venezuela, la situación parece no avanzar, mientras tanto millones de ciudadanos sobreviven el día a día prácticamente como rehenes dentro de la nación suramericana.

Cabe destacar, que, para el momento de la redacción del presente artículo, se conoció de la sanción impuesta por la administración Trump contra los diputados protagonistas del asalto al parlamento Venezolano.

En un comunicado de prensa, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de EEUU, explicó que Luis Parra y sus dos vicepresidentes elegidos ilegítimamente, los diputados Franklin Duarte y José Gregorio Noriega, actuaron «socavando la democracia Venezolana», los otros diputados sancionados son: José Brito; Conrado Antonio Pérez Linares; Adolfo Superlano y Negal Morales Llovera quién funge de Secretario de la directiva.

Igualmente refiere el comunicado que «El Tesoro ha designado a siete funcionarios corruptos de la Asamblea Nacional que, a instancias de Maduro, intentaron bloquear el proceso democrático en Venezuela», así lo indicó el secretario Steven Mnuchin.

En conclusión y por el momento, queda muy claro que siguen existiendo fuerzas poderosas que logran comprar hasta al más serio, no sólo ¡Por Unos Dólares Más!, por el contrario, el asunto es ¡Por Unos Cuántos Millones de Dólares Más!.

Todo, absolutamente todo, tiene que llevar a reflexionar a los que tienen la capacidad de decisión y designación, respecto a quienes son aquellos que son seleccionados para representar a los ciudadanos, para atender sea fuera o dentro del país a la gente, se debe ser más cuidadoso, extremadamente cuidadoso diría yo, de tal manera de poder contar con los más aptos y eficientes a la hora de que toque la reconstrucción de VENEZUELA, así de simple y sencillo.

Abogado, Profesor Universitario, Master Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública George Washington University / UCAB, Jubilado CNE.

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

Deje un comentario