Caracas, 14 de agosto de 2019. Un total de 238 personas han sido asesinadas en un año por funcionarios de la FAES, en el estado Lara, producto de los “abusivos” operativos de seguridad que ha implementado el grupo élite de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Así lo denunció este martes la ONG Provea.

“La presencia del FAES en Lara fue una sorpresa pues se sabía que es uno de los grupos más letales y abusivos en los operativos de seguridad que realiza. Los habitantes en Lara pensaban que era algo temporáneo, pero llegaron para quedarse y ahora en tan solo un año de accionar llevan 238 presuntas ejecuciones extrajudiciales en la entidad, siendo una de las cifras más elevadas en cuanto actuaciones de las FAES en el país”, aseveró la organización no gubernamental a través de una nota de prensa.

Provea define a la FAES como el “escuadrón de la muerte”. Sus hombres utilizan “armas de guerra, capuchas cubriendo sus rostros, vehículos y motos sin placas, nombres de los funcionarios no visibles, el insulto y la amenaza como forma de presentación, el símbolo de la muerte, una calavera, como logotipo en sus vestimentas o vehículos. Así se presentan, así aterrorizan, así matan. Todo lo contrario, a los establecido en la Ley de Policía Nacional”, agregó.

El primer operativo de la FAES en la entidad centro-occidental, ocurrió el 13 de agosto de 2018, cerca de las 3:00 de la madrugada en la urbanización Las Sábilas, al norte de Barquisimeto, en una “zona popular considerada como una de las de mayor índice de criminalidad en la ciudad”.

De acuerdo a la información de Provea, durante este año (2018-2019) la FAES ha realizado “operativos de seguridad” en ocho de las nueves jurisdicciones del estado larense, siendo Iribarren el municipio “donde más se han cometido ejecuciones, sus víctimas presentan algún registro policial y durante el 2018 se registraron al menos 92 asesinatos de los cuales pocos familiares denunciaron”.

En el 2019 los habitantes de la entidad, iniciaron las denuncias ante la magnitud de los operativos practicados por las Fuerzas de Acciones Especiales de la PNB. Anteriormente, los ciudadanos justificaban las “ejecuciones extrajudiciales”, debido a que los funcionarios se metían a los barrios y asesinaban a los “delincuentes”, pero esto fue cambiando al pasar el tiempo.

“Tres hechos puntuales desenmascararon la actuación de las FAES en Lara dejando en evidencia como las motivaciones políticas también están presentes en la actuación de este grupo élite para perseguir a críticos del gobierno o a quienes exigen derechos. El primero, fue el 10 de enero del 2019 cuando irrumpieron sin orden alguna en la urbanización La Sucre, metiéndose en apartamentos y agrediendo a muchos de sus residentes. El 23 de enero el presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó, reconocido por muchos países como presidente encargado de Venezuela convocó a una concentración que desbordó las calles larenses. La respuesta fue allanamientos y detenciones en esa urbanización que se ha caracterizado por ser activa en el reclamo de derechos y protestar las políticas gubernamentales.

Ese mismo día desde la población de Carora se empezó a difundir un sonido de Whatsap en donde señalaban a dos jóvenes de salir a protestar frente a la casa del Alcalde de dicho municipio, una vez que el sonido se hizo viral la orden impartida por alguna autoridad fue asesinarlos y el 24 de enero de 2019 Luis Enrique Ramos Suárez (29) conocido como “Cabeza e` Piña” y Eduardo Luis Ramos Torbello (30), fueron asesinados por las FAES en el sector Calicanto del municipio Torres”, destaca la nota.

Provea advirtió también de acuerdo al seguimiento que han desarrollado en el estado Lara, los funcionarios de la FAES no verifican ni investigan a la persona antes de matarla.

“El accionar de las FAES en la región larense desde que llegaron han sido el de ejecutar a personas con algún antecedente penal, pero durante el seguimiento que ha venido haciendo PROVEA a los casos en Lara se ha podido constatar que los funcionarios no confirman la información, no investigan si la persona se ha reinsertado a la sociedad, si continúa delinquiendo, el simple hecho de tener un registro los hace candidatos a ser asesinado por las FAES”, agrega.

Lea la nota completa en Provea:

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram