Rafael Ramírez, uno de los llamados «hijos de Chávez» despues de la muerte del presidente Hugo Rafael, presidente de PDVSA durante la mayoría de su período de gobierno, y quien fuese hasta hace poco embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), asomó la posibilidad de postularse para las elecciones presidenciales de 2018.

“Puedo ser candidato alterno. Tengo todos los méritos para serlo porque tengo la capacidad para sacar al país de esta situación”, dijo Ramírez en declaraciones al diario Panorama

Señaló la gestión de Nicolás Maduro al frente del Ejecutivo, al “pulverizar” el socialismo que, según su criterio, pregonó Hugo Chávez cuando se desempeñó como primer mandatario.

“No puede ser que el emblema del gobierno sea tener una caja del CLAP; eso es una vergüenza”, agregó Ramírez.

Esto sucede en el marco de señalamientos de corrupción durante toda la gestión de Ramírez mientras presidió PDVSA y en el momento que es excluido de toda función pública. Interesante observar como todo aquel que es separado de la función pública en el gobierno de Nicolás Maduro se convierte en crítico a su gestión, pero mientras están en el los cargos no expresan nada sobre lo que a todas luces es el peor gobierno de la historia republicana venezolana.

Para mayor información sobre los casos de corrupción contra Rafael Ramírez en manos del mismo gobierno de Maduro dale click aquí.