Comunicaciones ESDA / Caracas, 15 de julio de 2019. Los reportes generados por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos desde el año 2018 y hasta la fecha, han confirmado la vulnerabilidad del servicio de energía eléctrica. En este sentido, los más recientes eventos ocurridos en el sistema eléctrico que han llevado a la interrupción del servicio en diferentes regiones del país, y de manera particular en zonas de la ciudad de Caracas, evidencian la crisis que atraviesa el país en materia de servicios públicos.

Entre los siniestros a gran escala que se han generado en las últimas semanas, resalta el evento ocurrido la noche del pasado 6 de julio en el Centro Refinador de Paraguaná, cuyo incidente trajo como consecuencia un apagón en la península del estado Falcón, dejando sin energía a las dos refinerías más grandes de Venezuela como lo son Amuay y Cardón; además, de generar la interrupción del servicio de energía eléctrica en diferentes localidades de dicha región. Según reportes en medios digitales, se pudo conocer que algunas de las zonas afectadas permanecieron hasta tres días sin electricidad.

Asimismo, resaltan en las últimas semanas las afectaciones del servicio eléctrico en sectores de la ciudad capital y otras regiones del estado Miranda como los ejes de Los Valles del Tuy, Barlovento y Guatire-Guarenas, según reportes de Corpoelec divulgados en su cuenta de Twitter. En estas zonas se reportaron frecuentes apagones y averías de circuitos, que afectaron especialmente urbanizaciones del este de Caracas, donde –en algunos de los casos- se pudo conocer que los usuarios permanecieron hasta cinco horas sin fluido eléctrico.

Al respecto, el presidente del OVSP, Julio Cubas, precisó que: “Las consecuencias de los apagones parciales o locales, por sí mismos constituyen un grave problema para los ciudadanos. Por ejemplo, tras eventos como el ocurrido en la localidad de Paraguaná muchos usuarios permanecieron sin servicio eléctrico por largos periodos. Vecinos de algunos de los sectores afectados denunciaron no haber contado con el servicio entre dos y tres días, pese a que autoridades locales al cumplirse un día del evento informaron mediante un comunicado de prensa el restablecimiento del servicio en casi su totalidad. Así también, en el caso de Caracas la recurrencia de apagones en diferentes zonas ha alterado la vida diaria de muchos ciudadanos”.

Recientes estudios focales y más puntuales del Observatorio Venezolano de Servicios Públicos han demostrado que las consecuencias de los apagones constituyen un problema integral que va desde el estado anímico de los ciudadanos, alteración de sus rutinas y la programación de las actividades familiares en general.

A propósito de cómo los ciudadanos son afectados por la falta del servicio eléctrico, Cubas señaló: “En un reciente estudio focal, en el cual profundizamos en los efectos que sobre la ciudadanía puede tener la deficiencia de los servicios, habitantes de capitales occidentales manifestaron dificultades para dormir un mínimo de horas necesarias, debido a que el suministro de energía y de agua puede recibirse en horas de la madrugada, con lo que deben destinar ese tiempo para realizar labores domésticas aprovechando la disponibilidad de los servicios. Asimismo, los niños no acuden a las escuelas con total regularidad y se altera su horario, al igual que la conservación de los alimentos es cada vez más complicada, por solo indicar algunos de los grandes problemas”.

Es importante mencionar que los resultados de los estudios están disponibles para consultas ingresando a la página web: www.asoesda.org o visitando las redes sociales de la organización en Twitter e Instagram @asoesda.

Con información de Comunicaciones ESDA

También puede leer en Punto de Corte:


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Síguenos en TwitterFacebook Instagram