Inicio Opinión (Opinión) Reconocimiento ¿A quién? Por Leandro Rodríguez Linárez

(Opinión) Reconocimiento ¿A quién? Por Leandro Rodríguez Linárez

Por Punto de Corte
Leandro Rodríguez Linárez

Caracas, 08 de octubre de 2019.

Por: Leandro Rodríguez Linárez*

@leandrotango

La situación política de Venezuela parece una maldición, así como la económica un karma del que se deriva la peor inflación del mundo, los venezolanos padecemos una crisis faraónica que destruye nuestras vidas cada vez más a prisa, pero ¿Por qué?

En primer lugar, 20 años de medidas económicas cuyo principal objetivo era extremar la petróleodependencia, así como la destruir el aparato productivo privado como acción buscadora de férreo control estatal, dan cuenta de una economía destruida, inflacionaria, distorsionada. De boca del mismo expresidente Chávez se anunció ingenuamente el petróleo jamás caería de precio, que el valor del barril llegaría a 500$, desde esa errática comprensión del tema, el régimen comenzó a hilvanar los orígenes de la tragedia económica que hoy nos destruye, se sustituyó el valor del trabajo, se echó concreto a las bases del populismo salvaje.

En segundo lugar, hasta 2018 el chavismo fue reconocido como gobierno, de la mano del secuestro institucional, la turbulencia política siempre ha sido su marca de fábrica. Ahora bien, sus pasos finales los dio con la ensangrentada imposición de una “constituyente” enfrentada con la legalidad y la legitimidad, pero fueron las presidenciales y demás elecciones fraudulentas lo que le validaron no solo el desconocimiento como gobierno sino de un abrupto repudio criollo y foráneo. Por tal motivo, se autoaisló del contexto internacional determinante e influyente, no tiene cualidad jurídica ni legitima para representar a los venezolanos. Apegado a la constitución, Guaidó se alza con el reconocimiento criollo y foráneo como presidente encargado, pero no cuenta con el andamiaje institucional ni de recursos para hacer obra gubernamental.

Pero no solo eso origina la crisis, la persecución de figuras opositoras, de gobernantes, la inconstitucional evasión del revocatorio, la anulación de la Asamblea Nacional, la deshumanización de las instituciones públicas transformadas en sedes del Psuv, abominables casos de corrupción, despilfarro, sus malas andanzas internacionales de la mano de dictaduras y grupos irregulares, entre otros hechos no menos dantescos explican la crisis política.

Hoy se habla de reconocimiento ¡ojo! el único reconocimiento posible, racional y justo debe provenir por parte del régimen hacia la autoridad legal y legitima del parlamento nacional, único poder reconocido democráticamente dentro y fiera de nuestras fronteras. Plantear alguna posibilidad de reconocimiento por parte de la oposición hacia el régimen es aberrante ¿Cómo reconocer una ANC que a parte de ser ilegal e ilegítima descansa en un gran charco de sangre? ¿Cómo reconocer a Maduro reelecto artificialmente a través de un proceso electoral fraudulento desde sus cimientos? ¿Cómo reconocer a gobernadores, alcaldes, concejales electos con misma trampa electoral, donde el pueblo demostró su rechazo absteniéndose a votar? ¿Cómo reconocer un TSJ electo a la carrera, violando todos los procedimientos constitucionales, a fin de salvaguardar los intereses del chavismo? ¿Cómo reconocer actos y autoridades nombradas por una ANC falsa? Sería una locura, un acto atentatorio contra nuestra venezolanidad, contra toda ley y precepto democrático. Todo cuanto posee el chavismo es ilegal, ilegitimo, sostenido a través de la violencia institucionalizada, ha costado el sufrimiento indecible de un pueblo burlado, oprimido, víctima de una cofradía dictatorial proveniente de una élite cívico militar desalmada, la cubana. No debe haber ninguna contemplación contra quienes destruyeron la nación, nuestra identidad. La única vía posible comienza indefectiblemente por el cese de la usurpación, luego un gobierno de transición para sembrar las bases de la estabilidad, finalmente, elecciones libres tras haber reinstitucionalizado el país… la Asamblea Nacional tiene papel protagónico. Esa es la única vía, todo lo que sea diferente a ella es un fiasco, complicidad, una conspiración contra el pueblo venezolano.

Puede leer otros artículos de opinión de Leandro Rodríguez Linárez haciendo click aquí

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

Deje un comentario