Caracas 31 de marzo de 2018/.- Hoy nuestro reportero comunitario Julio César Reyes  nos trae la 2da entrega de Reporte CIU para Punto de Corte.

Desde el lunes de esta semana, se han dejado ver grandes colas de ciudadanos, en distintas zonas de Catia. La razón ha sido, » poder comprar un pescado barato, o por lo menos un kilo de sardinas para guardar la tradición de la semana Santa».

Se han instalado en la zona unas que otras jornadas de la llamada «ruta socialista del pescado» o ¡algo así! Lo cierto es que los camiones no se dan abasto para tanta gente que hoy el sueldo no les alcanza para comprar en pescaderías y seguir la tradición de no comer carne (jueves y viernes santos) ¡bueno! Hace rato que para los venezolanos  ya todos los jueves y viernes son santos, porque comer carne es un lujo que sólo tiene la cúpula «Madurista».

Este Jueves santo, pase por la plaza Catia, estaban estacionados dos Camiones pequeños. Era una jornada pequeña (vendieron: algo de sardinas, charcutería, huevos y plátanos) la cola daba 2 vueltas a la plaza (eran las 9 de la mañana), a las 2 de la tarde volví a pasar;  y ya no estaba el «la cola gigantesca». Reinaba la frustración y molestia de no haber podido comprar las sardinas, eso  (me comentó el señor Luis que vive en la carretera Vieja Caracas la Guaira, y sobrevive de la pensión).

Hoy se repitió la misma historia, pero no era «ni la pequeña jornada de ayer, ni los 2 camiones». Era un «camioncito pequeño» para el gentío que no compró ayer (y unos que otros que querían repetir hoy), fueron pocos los que pudieron comprar «dijo una doña que vive en la cortada de Catia».

Esto ocasionó molestia en la gente que una vez cerradas las compuertas del camión, comenzaron a gritar consignas cómo estás: ¡queremos comida! ¡Tenemos hambre! ¡Dónde están las sardinas que dijo VTV! Por unos minutos bloquearon el paso de la entrada a Catia para quiénes venían del estado Vargas.

De inmediato la PNB se acercó y logró dispersar a la gente. Lo cierto es que los catienses ya ni las tradiciones pueden guardar, sólo nos queda recordar aquellos «pescados fritos con tostones y ensalada» que solían hacerse en estas fechas, hasta en los hogares más humildes. Recordar los olores del «Arroz con coco y majarete» que nos hacían las abuelas;  ya el «Soberano» no puede, ahora son gustos que sólo puede darse la cúpula Militar y Madurista.

Julio Reyes.

@juliodemocrata2

#ReporteCIU para Punto de Corte.