Caracas, 31 de enero de 2019. “Buena parte de las inmensas reservas venezolanas de petróleo (las más grandes del mundo) están ya hipotecadas a largo plazo”, producto de las “enormes deudas” que mantiene el país con Rusia y China, lo que corrobora el interés de ambas naciones para encontrar una salida a la crisis política que vive la nación suramericana.

Así lo explica Carlos Sánchez, directivo de El Confidencial, a través de su artículo de opinión: “El oro de Maduro: cómo Rusia y China exprimen Venezuela”.

Aunque no existen cifras oficiales, detalla que se estima que China ha invertido en Venezuela, aproximadamente “unos 70.000 millones de dólares (unos 61.000 millones de euros), que “deben ser devueltos, principalmente, en crudo y minerales”, mientras que Rusia se convirtió en el “mayor proveedor de armas de Venezuela. Las ventas acreditadas incluyen 100 aviones de combate, vendidos hace una década, 123 transportes blindados, además de misiles tierra-aire”.

Sánchez enfatizó que aunado a esta situación, “Caracas, en todo caso, no solo tiene enormes deudas con Rusia o China, también con organismos multilaterales como el Banco Mundial o con entidades financieras privadas como Goldman Sachs, Blackrock y otros bancos de inversión que han salido del país a marchas forzadas”.

Asimismo, recalcó que la dramática situación que vive el país, deja en evidencia que “Venezuela es una auténtica ruina económica”, lo que ha llevado a millones de venezolanos emigrar de su país.

“Lo que está fuera de toda duda es que la verdadera situación financiera de Venezuela se desconoce. Y, en particular, sus compromisos comerciales y financieros con China y Rusia, que no solo son el principal soporte político del régimen, junto a Cuba, sino que se han convertido en sus principales acreedores. Venezuela, de hecho, es su gran proveedor de materias primas”.

Lea Aquí el artículo completo de El Confidencial.

Lea También:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram