Inicio Opinión [Infidelidad Política] Rusia y China no se van a inmolar por Maduro. Por Javier Vivas Santana

[Infidelidad Política] Rusia y China no se van a inmolar por Maduro. Por Javier Vivas Santana

Por Punto de Corte
Javier Vivas Santana - el país entra en cuenta regresiva

Artículo escrito en exclusiva para PuntodeCorte.com

Por: Javier Vivas Santana

@jvivassantana

Los hechos generados en la frontera el 23 de febrero tanto en líneas divisorias de Colombia y Brasil han dejado en evidencia que la mayoría de la Fuerza Armada no acompaña a Maduro – no sólo por quienes huyeron hacia los vecinos países – , y que éste debió apelar a sus esbirros y llamados colectivos armados para imponer el terror, y de esta manera asaltar, perseguir, herir y asesinar a la población que reclama por alimentos y medicinas, razón por la cual el saldo resultó trágico, entre ellos dos pemones asesinados y decenas de heridos en ambos espacios, sin obviar la quema de la ayuda humanitaria en el puente Simón Bolívar termina por comprobar que el madurismo está dispuesto a llegar hasta el final, sin importar la sangre que pudiera derramarse de inocentes venezolanos.

Nicolás Maduro está apostando a que ante un eventual conflicto geopolítico, mayor al que se ha originado, tendrá un eventual apoyo de Rusia y China, países que por cierto no han emitido declaraciones que justifiquen el apoyo represivo de la fuerza que impuso el régimen con los llamados colectivos armados, y cuyas imágenes y videos han sido públicos y notorios, mientras los maduristas contradictoriamente, acusan a otros de “terroristas”.

Lo insólito de los hechos generados el 23 de febrero es que el régimen mientras bloquea todas nuestras fronteras y recurre al apoyo de grupos paraestatales para defender su neototalitarismo, los voceros del régimen nos hablan de “paz”, “triunfo” y “felicidad”.  O sea, que apelar a las balas con heridos y muertos, y la destrucción material de alimentos y medicinas, a eso le denominan los maduristas un “país normal”.

Y mientras eso ocurre, en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas los países miembros siguen condenando el uso excesivo de la fuerza, en donde efectivamente las naciones que según apoyan al madurismo continúan en afasia por las acciones de violencia que desató el madurismo este 23 de febrero, sin obviar el bloqueo informativo por televisión, radio e internet que desplegaron los usurpadores de Miraflores en contra de la población, evitando que ésta no sólo pudiera estar informada, sino tratando de postergar cualquier levantamiento popular, ante la magnitud de los hechos que estaban violando hasta el derecho de la vida de los venezolanos.  

El silencio que han manifestado Rusia y China, exceptuando los pronunciamientos previos antes del 23 de febrero, en donde condenan una posible intervención militar por parte de Estados Unidos – la cual también rechazamos – en el fondo es sólo eso, un comunicado por evitar que ante cualquier imposibilidad del régimen de aceptar una salida diplomática, constitucional y electoral ante la crisis que confronta Venezuela, se llegue a un desenlace de tipo militar, o lo que es lo mismo, una invasión para intentar desalojar a Maduro del poder.

La verdad es que Rusia y China no se van a inmolar por Maduro si llegara a darse la posibilidad de una intervención extranjera. Verbigracia, los países amigos del madurismo no van alterar su estabilidad geopolítica y económica, para generar el comienzo de la Tercera Guerra Mundial en el territorio venezolano, y menos por la usurpación de Maduro en el poder.

Rusia y China apuestan a seguir extendiendo la crisis mientras ellos tengan en sus puertos y bancos tanto el petróleo como el dinero de sus acreencias con el madurismo. El problema se va a originar cuando Petróleos de Venezuela (Pdvsa) llegué al máximo de crisis, y no tenga capacidad en el manejo de divisas, razón por la cual, veremos qué pasará con el usurpador de Miraflores cuando ocurra ese momento, y ni siquiera tenga el silencio de Rusia y China para tratar de seguir con el control político del país, que cada vez le resulta más complicado, al punto que sólo la violencia es su única amiga.

Sí Maduro confía en que Rusia y China van a salvarlo del “imperio”. Es evidente que terminará hasta engañado por sus grandes amigos.  

Puede leer otras publicaciones de Javier Vivas Santana haciendo clic aquí


Suscríbase a nuestro canal de Telegram yYouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

Anónimo 27/02/2019 - 6:16 pm

5

Los comentarios están cerrados