Inicio Opinión (Opinión) Si es con Maduro, también. Por Enrique Ochoa Antich

(Opinión) Si es con Maduro, también. Por Enrique Ochoa Antich

Por Enrique Ochoa Antich
Enrique Ochoa Antich - del por ahora

Caracas, 27 de mayo de 2019.

Por: Enrique Ochoa Antich *

@eochoa_antich

Si los delegados designados por la oposición-AN acuden a las negociaciones en Oslo bajo la extrema divisa Si no es sin Maduro, no, de antemano las estarán condenando, como se ha hecho otras veces, al fracaso. El reflejo _maduroveteyaísta_ (para usar la expresión de Ricardo Ríos) es hoy por hoy contrario al interés nacional, es decir, al de los millones que padecemos día a día al peor gobierno de toda nuestra historia… y también a la peor oposición, lo que se salda en hambre, caos, violencia y muerte.

Sostengo que esa frase inútil, contraria a toda filosofía de diálogo, negociación y acuerdo, debe convertirse en otra contraria y un poco más audaz: Si es con Maduro, también. Porque es verdad que antes es mejor que después pero también lo es que después es mejor que nunca. _Solidaridad_ aceptó a Jaruzelsky un año como presidente Jefe de Estado mientras los demócratas gestionaban el gobierno. Ejemplos sobran.

Exaltados espíritus extremistas, atención. Yo también quiero que Maduro se vaya ayer, aunque el cómo me importa: como la gran mayoría de venezolanos, no quiero invasión militar extranjera de nuestro suelo patrio. Pero en todo caso, pedir su salida ya (¿os recordáis, espíritus exaltados?) sin tener cómo, y seguir clamando por sanciones y sanciones que nos agreden a todos con la ingenua esperanza de que en algún momento el gobierno caerá por su propio peso ante un país devastado, constituye un crimen y una ridiculez. Van ya… ¡cinco meses!… del mantra mágico, y si usted va y toca el timbre en Miraflores, quien abrirá su puerta es Nicolás Maduro.

Expreso descarnadamente mis dudas con esta oposición que acude presta a Noruega (al margen de éste o aquel viajero). Confieso que temo por el extremismo congénito que está en su naturaleza, como en la del alacrán de la fábula estaba su instinto de inocular veneno incluso a la pobre rana que lo ayudó a cruzar el río. Los oigo, los leo, y sólo encuentro una racionalidad esencialista, anti-dialogante, maximalista e inmediatista. 

Así operan: puesto que toda la enorme complejidad de un fenómeno tan vasto como el chavismo se reduce a su última esencia madurista, esto es, dictatorialista, ineficaz, burocrática, dogmática y corrupta, entonces deduzco que con estos rufianes no es posible negociar nada, ceder en nada, sino expulsarlos del poder por la fuerza para luego exterminarlos hasta como núcleo social. Sigan por ese sendero que no es salida sino entrada a una calle ciega.

Con Maduro en Miraflores, ¿no es posible negociar acuerdos parciales? Por ejemplo, un nuevo CNE que restituya la confianza en la ruta electoral para el cambio democrático. O la libertad de los presos políticos, o algunos consensos en materia de recuperación económica que incluyan el levantamiento parcial y progresivo de las sanciones, o la superación del inmenso caos eléctrico del país, o la atención de los graves problemas en materia de salud. O etc. Y construir entre unos y otros, aún con Maduro en la presidencia, el pacto de gobernabilidad que permita que si el madurismo sale del gobierno, conserve espacios de Estado, es decir, el poder, pero compartiéndolo.

Lástima que la oposición democrática, la que no está en la AN, no haya logrado conformarse en un actor beligerante y de peso como para poder participar de esas conversaciones. Quizá cuando por fin integre, como integrará, la nueva AN, hable más alto y se le escuche mejor.

(*)  Político y escritor. Miembro fundador del Movimiento al Socialismo (MAS). Miembro de la Concertación por el Cambio.

Vea otros artículos sobre el autor aquí en punto de corte


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

3 comentarios

Anónimo 28/05/2019 - 2:57 pm

5

Se fragmenta.. < Objetivo Digital 29/05/2019 - 10:39 pm

[…] Al respecto, Ochoa Antich cree que VP representa una “oposición extremista”, de la cual no se pueden esperar resultados consensuados: “Expreso descarnadamente mis dudas con esta oposición que acude presta a Noruega (…) Los oigo, los leo, y solo encuentro una racionalidad esencialista, antidialogante, maximalista e inmediatista”, escribió en un reciente artículo. […]

Anónimo 09/08/2019 - 12:36 pm

1

Los comentarios están cerrados