Caracas, 12 de junio de 2019. La subametralladora creada por la empresa Cavim – perteneciente la FANB y por la que Nicolás Maduro destinó 7,62 millones de dólares (6,83 millones de euros) para la producción de este armamento – “se deforma a los 300 tiros”, por lo que “ese lanzamiento fue un montaje comunicacional” del régimen, afirmó el exjefe de la Dirección de Armas de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, contralmirante Carlos Molina Tamayo.

“Es una mezcla de varias armas. La Caribe fue hecha de manera artesanal, así que está ocasionando muchos problemas: las piezas no son intercambiables porque no se hizo con la presión milimétrica. Durante las pruebas, como cualquier prototipo, se deforma a los 300 tiros. Llevan años tratando de arreglarlo y no han podido, así que ese lanzamiento fue un montaje comunicacional, pura propaganda que sacó Maduro”, explicó el militar venezolano.

Tamayo enfatizó en entrevista exclusiva a Hispano Post, que “todo lo que ha pretendido hacer Cavim en los últimos años tiende al fracaso por ineficiencia y corrupción”, por lo que considera como una “derrota” los planes de la revolución de instalar una fábrica de fusiles rusos Kalashnikov Ak-103 desde el año 2009 hasta la actualidad en Venezuela.

Dato

Desde el 2011 la Compañía Anónima de Industrias Militares de Venezuela – Cavim – se encuentra sancionada por el gobierno de Estados Unidos tras “violar” las normas internacionales y suscribir acuerdos con países como Irán, Corea del Norte y Siria. Para el 12 de febrero de 2013 las medidas fueron ratificadas.

El pasado 23 de mayo, Nicolás Maduro anunció la aprobación de 7,62 millones de dólares (6,83 millones de euros) para la producción de la pistola Caribe-Cavim, y 55,8 millones de dólares (50 millones de euros) para uniformes militares.

Esto generó el repudio inmediato de la comunidad nacional e internacional, tras destinar estos recursos en medio de la trágica situación que viven los hospitales venezolanos. En mayo fallecieron cinco niños en el hospital J.M de los Ríos, en Caracas, producto de la falta de trasplantes de médula ósea, así como por falta de medicamentos e insumos.

Lea el artículo completo Aquí.

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram