Caracas, 28 de junio de 2018/.- Los venezolanos sufren actualmente las consecuencias de uno de los fenómenos económicos más complejos que puede padecer una economía, la hiperinflación.

A lo largo del año 2017 y lo que ha transcurrido de 2018, hemos sido (y seremos) testigos de incrementos inflacionarios récords en la historia venezolana, por lo que existe la necesidad de manejar opciones para lidiar con dicha situación.

Recuerde que no es su culpa sino de las políticas económicas que se aplican en el país por parte del gobierno nacional.

En este sentido, es poco o nulo lo que usted puede hacer para “resolver” este problema macroeconómico. En todo caso, vamos a enfocarnos en cómo enfrentarlo:

La analista financiera y profesora del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA) Rosa María Rey, da las siguientes recomendaciones de “sobrevivencia”:

 “Yo recomiendo básicamente tres cosas; una es que hay que ser rápidos; dos, hay que ser flexibles y otra cosa que recomiendo -que ya es psicológico- es que no se mortifiquen con lo que costaban ayer las cosas, lo que está claro en una economía hiperinflacionaria es que hoy están más barato que mañana; entonces todo lo que yo pueda comprar hoy sin importar a qué precio esté, estoy clara que comprarlo hoy va a ser un ahorro en comparación con lo que va a estar mañana en el mercado”, destacó.

Exhortó a los venezolanos a dirigirse a los establecimientos comerciales apenas cuenten con recursos económicos y adquirir la cantidad de productos que le sean posible:

 “A la hora de ir comprar deben reunirse varias personas, que vayan a varios sitios y empiecen a ver en qué precio están cada una de las cosas y compren donde esté más barato y dígale a los demás (…) en un proceso hiperinflacionario muchas veces el comerciante no tiene idea de qué precio le va a poner a las cosas y muchas veces la tira a pegar”, agregó.

 “No debemos quedarnos pegados en que yo solo consumo esto y no voy a cambiar el patrón, tenemos que cambiar de patrón y buscar cosas mucho más baratas”, recalcó.

Por su parte, el economista Luis Vicente León aconseja: “No tiene ningún sentido mantener bolívares en tu cuenta ni en tus manos. Debe cambiarse de inmediato por bienes o moneda dura, que es prácticamente cualquiera que no sea la tuya“.

 Califico como un error prestar un servicio o vender un activo y permitir el pago a plazo “como no sea una operación que se valora en moneda dura”.

“La idea no es generar un gasto superfluo, sino adelantar compras indispensables o canjear dinero, efímero, por activos que servirán en el futuro como reserva de valor: activos monetarios como las divisas o bienes comercializables”, señaló.

En tal sentido, León recomendó no vender los activos fijos, como apartamentos, terrenos, locales, carros. “Si no tienes opción y necesitas vender activos para vivir, trata de vender primero aquellos que te representan costos de mantenimiento y no ingresos por actividad o alquiler”, aconsejó.

El instituto de Finanzas y Empresas aporta las siguientes opciones:

1.- Estructura tu ecuación ideal en finanzas: Conoce tus hábitos de gastos, seguros de activos y salud, situación crediticia y ahorro. Esto te permitirá saber cómo administrarte y reajustar tu presupuesto. Recuerda que tus ingresos puedes distribuirlos de la siguiente manera (ecuación ideal patrón):

– Excedentes para invertir o cubrirte, el 20%

– Pago de créditos un 20%

– Gastos y seguros el 60%

2.- Adquiere productos que necesites a futuro: Debido a que los precios suben de manera acelerada, adquiere productos o artículos que necesites en un futuro cercano. Por ejemplo, aquel repuesto que necesitará tu vehículo, o para los gastos del bebe que viene en camino, etc. Esto de cara a que aproveches el valor presente de tu dinero.

3.- Edúcate financieramente: no subestimes la importancia de estudiar y prepararte para tomar decisiones financieras en inversiones y emprendimiento de manera informada. Pulir tus habilidades relacionadas con el manejo de tu dinero te será útil toda la vida

Un último consejo, ahorrar en hiperinflación se traduce en eliminar gastos superfluos, no necesariamente en guardar dinero.

Precios del arroz y azúcar serán los primeros a revisar en el Plan 50


Suscríbete a nuestro canal en Telegram a través de https://t.me/PuntoDeCorte
Estamos también en Twitter @Punto_deCorteFacebook e Instagram