Inicio NoticiasInternacionales Revelan que Trump descarta un golpe militar para Venezuela, pero negocia salida de Maduro

Revelan que Trump descarta un golpe militar para Venezuela, pero negocia salida de Maduro

Por Nurelyin Contreras
Trump golpe militar salida de Maduro

Caracas, 26 de junio de 2019. De acuerdo a información de El Confidencial, un agente de inteligencia norteamericano, aseguró que la administración de Donald Trump, descarta un golpe militar en Venezuela, pero está negociando la salida de Nicolás Maduro, en la que participen todas las instituciones, “incluidos el alto mando militar chavista”.

El Confidencial

“Tras el fracaso de hace unas semanas, los americanos se han dado cuenta de que el modelo clásico de los golpes de Estado de la década de los setenta en Latinoamérica [Chile, Argentina, Bolivia o El Salvador, entre otros] no es viable en la Venezuela de hoy porque los militares controlan todo el tejido socioeconómico y político y la solución va por otro lado”, cuenta a este diario un agente de Inteligencia que conoce de primera mano la diplomacia secreta que se lleva a cabo en diversas ciudades del mundo para dilucidar el futuro del país caribeño. Washington no se siente apremiado, pero tampoco desea que Venezuela se convierta en una Cuba II. La Administración Trump no quiere que un desenlace de la crisis a favor de sus intereses se demore en el tiempo.

Un golpe cívico-militar en Venezuela para derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro estaba planificado para el día 2 de mayo pasado, como contó en exclusiva. El Confidencial Washington estaba al tanto. Sin embargo, el presidente interino, Juan Guaidó, y el opositor Leopoldo López se precipitaron y lo anunciaron el 30 de abril de buena mañana en Caracas. Esta misma semana la información ha sido reconfirmada por los negociadores internacionales a este diario.

Desprevenidos por la imprudencia de Guaidó y López, los oficiales militares y los magistrados del Tribunal Supremo involucrados en el levantamiento recularon. Entre ellos, plegaron velas el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y el presidente del Supremo, Maikel Moreno. Enseguida, el Ejército y el Gobierno restablecieron el ‘statu quo ante’. No les costó mucho y continúa la estabilidad dentro de la inestabilidad general del país. Los militares que tienen capacidad de mando logístico han cerrado filas en torno a Maduro y en torno a los agentes de los servicios de Inteligencia cubano que rodean y asesoran al presidente.

“Bolton será sustituido pronto porque ha operado a espaldas de Trump en el caso Irán y porque su desempeño en Venezuela no es satisfactorio”.

Ahora, asumido el error de cálculo de Estados Unidos sobre una solución rápida para Venezuela, la Casa Blanca y su morador, Donald Trump, apuestan por una transición pacífica que cuente con una junta de gobierno formada por todas las instituciones, incluidos alto militares chavistas, pero sin la participación de Maduro a quien se busca un exilio. España ha declinado ya acogerlo en su suelo. Por su lado, el Gobierno socialista de Portugal de Antonio Costa no ve con malos ojos procurar un refugio seguro a Maduro.

Se busca, asimismo, que Juan Guadió no cobre demasiado protagonismo en el futuro cercano porque Wasington recela de su trabajo y del de sus asesores más próximos. Así lo explica a El Confidencial un venezolano que está mediando directamente entre los asesores más cercanos a Trump en la Casa Blanca y los más altos cargos chavistas dispuestos a poner fin a la presidencia de Maduro. “Tengo el plácet de ambas partes para tender puentes y buscar una solución negociada sin sangre”, asegura esa fuente que desea mantenerse en el anonimato para continuar la diplomacia secreta con todas las garantías.

Según relata con multitud de detalles ese negociador jefe, la Casa Blanca se ha adjudicado el papel protagonista de la diplomacia para Venezuela porque no confía en Mike Pompeo, actual secretario de Estado, quien ha dinamitado la CIA entre grupos afines y contrarios a una actuación ideológica ‘neocon’. Las fuentes diplomáticas y de Inteligencia consultadas afirman que la CIA está dando palos de ciego en el dosier Venezuela. «El G2 cubano está dando sopas con honda a la CIA», sostienen esas mismas fuentes. El G2 es el organismo de Inteligencia de Cuba.

Donald Trump también recela de John Bolton, su consejero de Seguridad, quien le ha fallado en una solución temprana para finiquitar el régimen de Maduro y quien le ha presionado para realizar una intervención inmediata en Irán. En su propia cuenta de Twitter, Trump anunció que el pasado 21 de junio había parado un ataque contra objetivos militares iraníes diez minutos antes de que se lanzara. “Bolton será sustituido pronto porque ha operado a espaldas de Trump en el caso Irán y porque su desempeño en Venezuela no es satisfactorio a los ojos del presidente gringo”, asevera con rotundidad esa fuente.

El miedo entre los militares venezolanos a dar un paso en falso existe. El régimen de Maduro no se anda con chiquitas a la hora de represaliar a los díscolos. “Nadie quiere ser una cucaracha en un baile de gallinas”, subraya el negociador jefe venezolano con la Casa Blanca. Al mismo tiempo que cuenta que altos representantes del chavismo clásico ven con buenos ojos una transición controlada que desemboque en la creación de una junta de unos dos años que prepare unas elecciones con garantías en el país. Siempre con la participación de altos militares que tienen actualmente mando. Las negociaciones se llevan a cabo principalmente en Santo Domingo, Bogotá y Washington. Ese negociador jefe venezolano subraya que no trabaja para Estados Unidos, sino que lo hace por el bien de su país.

A Diosdado Cabello ninguna parte lo quiere molestar, confían en que participe en una transición política ordenada

Una de las personas mejor posicionadas para poner orden y a ser protagonista en esa junta de gobierno transicional es Humberto Calderón, actual representante en Colombia del gobierno interino de Guaidó. Calderón fue ministro de Energía y Petróleo y de Asuntos Exteriores en varios periodos ante de la llegada de Hugo Chávez al poder en 2002. Como experto en el sector petrolero, también ejerció como presidente de la estatal PDVSA y de la Organización de Exportadores de Petróleo (OPEP). “Calderón es muy respetado por los militares y los políticos opositores, está limpio de casos de corrupción y, además, pondría en órbita la reanudación la exportación de crudo en poco tiempo”, argumenta el negociador. Hoy, la estatal petrolera PDVSA, que hace poco tiempo garantizaba el 95% del ingreso de divisas del país, está funcionando en mínimos. Por si fuera poco todo lo anterior, Calderón mantiene grandes vínculos personales con el ministro de Defensa actual.

Igualmente, Diosdado Cabello, ‘de facto’ número dos del régimen de Maduro, contaría con respaldo interior y exterior para desempeñar un papel relevante en la transición. “Cabello conoce todo el sistema desde los inicios de Chávez, controla a los militares y no se le conoce un patrimonio robado al país”, explica el enlace entre la Casa Blanca y Caracas. Añade: «A Diosdado Cabello ninguna parte lo quiere molestar, confían en que participe en una transición política ordenada».

Lea nota completa Aquí.

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados