Caracas, 4 de septiembre de 2019. En medio de la desidia y orfandad del Estado aumentan los venezolanos en situación de calle, producto de la crisis económica, política, social y humanitaria que enfrenta la nación caribeña, pero lo más extraño es que estos ciudadanos prefieren convivir bajo un puente ante de ser internados en misiones del régimen de Nicolás Maduro, como la Negra Hipólita, donde aseguran que son maltratados.

Durante un recorrido por el equipo de Punto de Corte en las calles caraqueñas, pudimos conversar con algunos de los ciudadanos que viven bajo esta condición y denunciaron que entre las cosas más difíciles que han tenido que pasar, está “comer de la basura”, recibir “maltratados de los guardias” o “dormir bajo de un cartón”, así como huir de la Negra Hipólita.

“A veces llega la Negra Hipólita y nos lleva a una casa que es peor que la calle. Yo prefiero estar en las calles que estar en esa casa, que huele a pura mierda. Llegan con los polioficiales y nos montan a palos y nos tenemos que ir a juro, porque sino nos golpean”, expresó un joven de 19 años de edad, quien ya lleva 10 años en condición de calle.

Las ONG han desempeñado un rol fundamental para la atención de los venezolanos en situación de calle. Otro Enfoque es una de ella. Su objetivo no es solo ayudar, sino apostar al futuro de estos ciudadanos.

Caminar por la capital venezolana y ver a un señor mayor, un adulto, un joven o incluso, un niño, comiendo de la basura, con la mira perdida y ropa desteñida, se ha convertido en pan nuestro de cada día. Pero estas personas también tienen sueños, como Milagros Rodríguez, que nos relató lo duro que le ha tocado convivir en las calles y hoy tiene como meta ser una profesional y tener una peluquería.

Sin embargo, transcurre los años, agudiza la crisis económica en Venezuela y las cifras de ciudadanos en situación de calle, cada día aumenta más. No existen estadísticas oficiales porque la administración de Nicolás Maduro desde hace años, olvidó informar a su pueblo al respecto.

Es importante recordar, que quienes están en condición de calle no es porque quieren, sino es porque la vida los llevó a esta circunstancia y es obligación del Estado atenderlos. Ellos solo esperan por una oportunidad de formación, educación y respeto.

Lea también en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram