Inicio Opinión (Opinión) Venezuela: El Secuestro de una Nación. Por Carmen María Montiel

(Opinión) Venezuela: El Secuestro de una Nación. Por Carmen María Montiel

Por Punto de Corte
196 Lecturas
Venezuela: El Secuestro de una Nación
Por: Carmen María Montiel*

Venezuela, una nación que una vez fue el país más rico de América Latina y un paradigma de democracia en la región, ahora soporta los estragos del socialismo autoritario. Una gran cantidad de fotografías, vídeos y estadísticas que aparecen en los medios revelan un genocidio moderno, sin embargo obstinadamente muchos de esos mismos medios se niegan a usar el término. Podemos ver claramente que la violencia del gobierno, así como la escasez de alimentos y medicamentos están matando a los venezolanos; incluso los propios datos del país muestran que la mortalidad materna, infantil y malaria aumentan rápidamente. Al parecer, casi una quinta parte de los niños están desnutridos y casi cuatro quintas partes de los hogares carecen de acceso fiable a alimentos saludables. Una nación que una vez fue próspera y libre ha caído en la tiranía y la miseria.

El “conjunto inteligente” insistió en que esto no podría suceder bajo el socialismo. Ni siguiera un intelectual como Jack London quien predijo: “El socialismo, cuando se dice la última palabra, es simplemente un nuevo sistema económico y político por medio del cual más hombres pueden obtener comida. En resumen, el socialismo es un sistema mas eficiente y mejorado para obtener alimentos”. Cuán perfectamente equivocados han estado los campeones del socialismo! Y qué terrible sufrimiento se ha necesitado para demostrarlo.

La miseria infligida a los venezolanos por el presidente Nicolás Maduro y su predecesor, el icono socialista Hugo Chávez, ha resultado en un éxodo de mas de cuatro millones de venezolanos, según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados. Una ciudadanía que atesora la comunidad y la familia ha visto cómo su forma de vida ha desaparecido, ya que muchos parten buscando oportunidad de mantenerse a sí mismos y a los seres queridos que quedan en el Pais. Esta es una de las crisis humanitarias más graves del mundo, provocada por un movimiento ideológico que siempre afirma —aunque nunca logra— elevar a los oprimidos.

Contexto histórico – El ascenso de los socialistas

Después que la dictadura de derecha de Marcos Pérez Jiménez terminó en 1958, Venezuela experimentó 40 años de democracia, aunque con dos partidos socialistas dominando la política electoral: el partido socialdemócrata, o Acción Democrática (AD), y el Partido Social Cristiano (COPEI). Chávez puso fin a la competencia pacífica entre los partidos después de su elección en 1998. A partir de ese momento, Venezuela operaría esencialmente bajo el gobierno de un solo partido, con elecciones amañadas llevadas a cabo para dar a los gobiernos de Chávez y Maduro un revestimiento democrático, aunque muy pocas han sido convincentes.

Desde que el dictador cubano Fidel Castro llegó al poder en 1959, siempre deseó dominar Venezuela; su propio país tenía escasos recursos naturales y Venezuela tiene muchos, el principal las reservas petroleras. Debido a que la economía marxista de Cuba necesitaba más ingresos, y porque Castro quería expandir la revolución comunista en toda América del Sur, buscó aprovechar la riqueza petrolera de Venezuela. A principios de la década de 1960, su gobierno ayudó a la guerrilla venezolana, lo que llevó al gobierno de Venezuela a solicitar con éxito la suspensión de Cuba de la Organización de Estados Americanos (OEA) en 1962. En mayo de 1967, los guerrilleros cubanos y venezolanos, armados con armas suministradas por Checoslovaquia, atacaron la ciudad costera venezolana de Machurucuto, pero fueron derrotados por el ejército venezolano. Venezuela siguió este incidente con una ruptura total de las relaciones diplomáticas con Cuba, conforme a la Doctrina del ex presidente Rómulo Betancourt que prohibía los lazos con gobiernos que llegaron al poder de manera indemocrática.

Hasta este momento las relaciones entre Cuba y Venezuela no necesitaba arreglo. Sin embargo, Caracas pronto forjaría una relación con La Habana que ejemplificaba “la idiotez útil.”

El presidente socialista Carlos Andrés Pérez (AD) restauró los lazos de Venezuela con Cuba en 1974, ya que juzgó que Castro había perdido su impulso para exportar el totalitarismo. Durante la administración de Pérez, el aumento de los precios del petróleo enriquecería significativamente a su país, pero obstaculizaría el crecimiento económico resultante al nacionalizar la mayoría de las industrias, incluido el petróleo, formalizadas como Petróleos de Venezuela (PDVSA). El sucesor de Pérez, el presidente Luis Herrera Campins (COPEI), anunció que había heredado una nación en deuda masiva poco después de ser juramentado en 1979. El gobierno de izquierda incompetente continuaría causando estragos en el estado financiero de Venezuela.

En 1989, poco después de ganar un segundo mandato como presidente, Pérez invitó tontamente a Fidel Castro a su inauguración. Los marxistas envalentonados comenzaron disturbios poco después y, en 1992, Chávez emprendió un golpe fallido que resultó en cientos de muertes venezolanas. Chávez fue encarcelado pero más tarde indultado por el moderado sucesor de Pérez, Rafael Caldera, cegado por su propia animosidad hacia Pérez.

Un virus político había sido contenido, pero estúpidamente permitido infectar el país una vez más.

La corrupción continua debilitó los cimientos de la democracia venezolana. Chávez se reunió con Fidel Castro en Cuba poco después de su la liberación de prisión y, en 1998, se postuló a la presidencia, aprovechando el desencanto de muchos ciudadanos y la frustración económica mientras promocionaba un populismo de izquierda supuestamente nuevo y mejorado que él denominó “socialismo del siglo XXI.”

Al asumir el cargo al año siguiente, Chávez cambió la Constitución y, con ella, la identidad de Venezuela como nación libre. Muchos se vieron obligados a entregar sus tierras y otros activos comerciales. La economía del país dejó de satisfacer las necesidades básicas de muchos ciudadanos, un fracaso bastante claro de la supuesta premisa del socialismo. Chávez y sus diplomáticos mantuvieron la puerta abierta a las dictaduras comunistas. Reafirmó el control nacional de la industria petrolera cuasi autónoma, esta vez dirigida por compinches sin conocimiento del sector energético.

Cuando la salud de Chávez empeoró y su muerte era inminente, nombró a su ex ayudante (y, en un momento, ex conductor) Nicolás Maduro como su sucesor. Este último “ganaría” una elección presidencial ampliamente reconocida como fraudulenta, como la mayoría de las elecciones después de que Chávez se convirtiera en presidente. Bajo Maduro, la economía de Venezuela se deterioraría aún más rápidamente. La producción de petróleo disminuyó drásticamente y la corrupción que Chávez prometió acabar sólo se había profundizado, con el régimen ahora fuertemente involucrado en el narcotráfico y el terrorismo. Una nueva generación de multimillonarios disfrutaría de los frutos de estas empresas criminales a costa del sufrimiento de hombres, mujeres y niños.

La promesa marxista de “a cada uno según sus necesidades” no se estaba logrando exactamente.

Una nación bajo influencia extranjera

La causa del deterioro de Venezuela no es meramente la ideología marxista, sino también el atrapamiento de intereses externos. Chávez nunca podría haberse dado cuenta de la autocracia socialista que quería a través de instituciones democráticas, por lo que se asoció con el régimen de Castro para supervisar la infiltración de agentes comunistas cubanos en todos los niveles del gobierno de Venezuela. Joseph M. Humire del Centro para una Sociedad Segura y Libre ha informado que los cubanos incrustados en Venezuela todavía suman alrededor de 30,000, muchos de ellos trabajando en inteligencia y seguridad. Venezuela a su vez se convirtió en un benefactor de Cuba: El primero ha enriquecido el gobierno quebrado del régimen de Castro, ayudando a revivir su influencia parasitaria en la región.

La infiltración cubana no solo ayudó a afianzar el totalitarismo, sino que también ha ayudado a la interferencia política y económica de otros intereses extranjeros, incluidos Rusia, China e Irán. Esto ha resultado en que los malhechores internacionales saquen recursos que con razón pertenecen al pueblo venezolano, poniendo en peligro a otras naciones, incluido Estados Unidos, en el proceso.

Tan consecuentes son estas influencias externas que Humire observa que han convertido a la nación sudamericana en “la Siria del hemisferio occidental”. Señala que Caracas ha comprado $ 11 mil millones en bienes militares de Rusia a partir de 2017. Rusia también ha aprovechado inversiones masivas en Venezuela para obtener una mayor participación en los campos petrolíferos de este último. China es un acreedor aún mayor, teniendo $ 23 mil millones de la deuda externa de Venezuela. Mientras tanto, escribe Humire, “Irán se ha posicionado en Venezuela para capitalizar la influencia económica de China y la huella militar de Rusia.Un resultado probable ha sido que la República Bolivariana proporcione cientos, si no miles, de identidades y documentos de inmigración a Oriente Medio con vínculos con el terrorismo.

El régimen que Chávez estableció y transmitió a Maduro es un recordatorio de que el comunismo en la práctica nunca se convierte en su visión romántica del paraíso de los trabajadores, sino que se transforma en un frente criminal como la mafia, incluyendo el contrabando de drogas, la corrupción del gobierno y otras actividades que se llevan a cabo a costa del sufrimiento del pueblo Venezolano.

Rompen las protestas

Al mismo tiempo, los ciudadanos de Venezuela han mantenido su determinación, levantándose repetidamente en protesta contra Chávez y el régimen socialista unido de Maduro. Los manifestantes a favor de la libertad de todas las edades han atrincherado calles durante días y días, han iniciado huelgas que duran meses, han marchado por ciudades, han confrontado a las autoridades, se presentaron a las elecciones y boicotearon elecciones; lo que sea, lo han intentado todo. La evidencia de la brutalidad que enfrentan ha sido ampliamente fotografiada y difundida: las mujeres suplican a los oficiales que no maten a sus hijos; los jóvenes que luchan valientemente por la libertad son encarcelados; muchos otros resultan heridos o asesinados.

El clamor de los venezolanos por la libertad alcanzó un crescendo el 23 de enero de 2019, cuando los ciudadanos llenaron las calles para protestar por el desafío de Maduro a las elecciones presidenciales de 2018. Estados Unidos se hizo eco de su sentimiento, reconociendo oficialmente al líder de la oposición Juan Guaidó como el presidente interino legítimamente elegido de Venezuela. Desde los días de Donald Trump en la campaña electoral en 2016, el presidente de Estados Unidos prometió ayudar al pueblo venezolano a recuperar su libertad. Esta promesa ha fortalecido al pueblo venezolano a perseverar.

Guaidó obtuvo el apoyo de muchos países latinoamericanos y celebridades internacionales. En febrero, el líder de la oposición aparecería en el concierto de Venezuela Aid Live en Cúcuta, Colombia, donde se recaudó dinero para combatir la desnutrición en Venezuela. Guaidó vitoreó este evento, indicando que la ayuda estaba en camino. Pero los organizadores del concierto se enfrentaron a la intransigencia del gobierno venezolano y la ayuda del concierto no se distribuyó adecuadamente. Y Guaidó sufriría otro revés en los próximos meses, cuando dos de los funcionarios de su partido se enfrentaron a graves acusaciones de corrupción por el mal manejo de los fondos destinados a apoyar a las fuerzas de seguridad que abandonaron el gobierno de Maduro.

Un año después de la manifestación de Guaidó, se siente casi como un recuerdo lejano. Juan Guaidó ya no tiene el mismo nivel de adulación en Venezuela. Y algunas dudas sobre él están justificadas desde un punto de vista pro-libertad. Tiene una larga historia de abrazar la economía socialista y fue miembro del partido socialista “Voluntad Popular” durante una década. Además, pone una fe ingenua en la capacidad de la Cuba comunista para actuar como mediador hacia una Venezuela libre. “Nos gustaría que Cuba fuera parte de la solución”, dijo el mes pasado durante un viaje diplomático a Canadá. “En este momento lo que [Cuba] está haciendo es que están apoyando un poco al régimen de Maduro, pero con el apoyo adecuado podrían ser parte de una solución.”

Guaidó también ha realizado recientes paradas diplomáticas en Francia, Gran Bretaña, Alemania, Colombia y Estados Unidos. El plan general que ha articulado hasta ahora —la expulsión de Maduro a través de “elecciones libres y justas”— parece una ilusión ¿Elecciones libres y justas bajo el gobierno de Maduro?

El camino a seguir

La situación actual de Venezuela no tiene por qué persistir. Otros países de la región que una vez estaban bajo el radicalismo izquierdista, sobre todo Brasil y Argentina, en los últimos años cambiado sus gobiernos corruptos a favor de las democracias de libre mercado. El ejemplo de Argentina, por supuesto, nos recuerda que la libertad nunca está totalmente a salvo de la erosión: el otoño pasado, el peronista Alberto Fernández y su compañera de fórmula Cristina Fernández de Kirchner ganaron las elecciones sobre el actual presidente Mauricio Macri. Esa es la misma ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner que recibió el apoyo financiero de Chávez y el régimen venezolano de Maduro.

La libertad y la prosperidad pertenecen tanto a Venezuela como a cualquier nación. Bendecida con los yacimientos de petróleo más grandes del mundo e innumerables otros recursos, tanto naturales como humanos, Venezuela tiene los medios para una vez más sostenerse y convertirse en un socio valioso para sus vecinos. Sin embargo, como cualquier rehén, no puede hacer mucho para liberarse.

Así como la casi destrucción de Venezuela requirió asistencia externa, también lo hará su regreso a la libertad. En este esfuerzo, Estados Unidos es su socio más indispensable. Estados Unidos debe asumir este papel no sólo a la luz de sus principales intereses de seguridad nacional en la región, sino también porque es el verdadero faro de esperanza para todos los que anhelan la libertad.

(*) Ex Miss Venezuela /Periodista / Activista Politica que vive en Texas, USA

* Punto de Corte no se hace responsable de las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados