Inicio Opinión (Opinión) Venezuela, ¿Un estado fallido? Por Jesús Lárez

(Opinión) Venezuela, ¿Un estado fallido? Por Jesús Lárez

Por Punto de Corte
93 Lecturas
Jesús Lárez

Caracas, 17 de julio de 2019

Por: Jesús Lárez

No es cualquier cosa, ni algo que se puede tomar a la ligera, considerar a uno de los países cuya democracia fue ejemplo en la región, con una economía de las más ricas de América Latina y con las reservas probadas de petróleo más grande del mundo, como un Estado fallido.

En este artículo vamos a describir algunos indicadores que permiten afirmar que en Venezuela existe un Estado fracasado, incompetente, ineficiente y corrupto que puede ser considerado como fallido. Consideran algunos autores que no existe una definición precisa, aceptada de forma general, para denominar a un Estado como fallido. En este sentido, vamos a tomar en consideración los factores o indicadores que utilizan el centro de estudio estadounidense Fund for Peace (Fondo por la Paz).

Este centro emite anualmente el Índice de Estados Fallidos (Failed States Index), que publica la revista Foreign Policy. Clasifica a los países basándose en diez factores de los cuales, para no ser extensivos, utilizaremos siete para soportar nuestra apreciación.

1-. Huida crónica y constante de la población. Según el informe sobre Derechos humanos presentado por Michael Bachelet, el número de personas que se han visto obligadas a dejar Venezuela ha aumentado dramáticamente desde 2018, alcanzando más de 4 millones para el 6 de junio de 2019

2-. Crisis económica aguda o grave. En noviembre de 2017 comenzó a registrarse una inflación mensual de 56,7% e inter anual de 1370% y, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), la inflación en Venezuela llegará a 10 000 000 % para 2019. A pesar de los varios aumentos en el salario mínimo, el poder adquisitivo ha disminuido tanto que ya no se lo puede considerar como un salario de subsistencia. En junio de 2019, el salario mínimo, que ascendía al equivalente de unos 5,45 dólares estadounidenses al mes, cubría únicamente el 2,85 por ciento de la canasta básica de alimentos. Además, existe una política nefasta de destrucción del aparato productivo evidenciada por las denuncias constantes de FEDEBAGA, FEDEAGRO y FEDECAMARA.

3-. Deterioro progresivo de los servicios públicos. En Venezuela existe un deterioro paulatino de servicios básicos como el transporte público, aseo urbano, el acceso a electricidad, comunicaciones, agua y gas natural. Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) “uno de los principales motores que impulsó las protestas en la primera mitad del año 2019 fue el colapso en los servicios públicos, lo que se tradujo en 4169 protestas por la falta de estos, es decir, 23 protestas diarias”.

4-. Violación extendida de los Derechos Humanos. La hambruna generalizada, la crisis sanitaria, la hegemonía comunicacional del Estado, la persecución por motivos políticos, las detenciones arbitrarias, torturas, malos tratos, ejecuciones extra judiciales, entre otros, denunciados en el ya citado Informe presentado por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos desnuda el quebrantamiento sostenido de derechos fundamentales por parte de quienes se hicieron del Poder Ejecutivo.

5-. Desarrollo desigual entre grupos. En Venezuela la clase media trabajadora ha quedado pulverizada, se agudiza los niveles de pobreza y marginalidad. Contrariamente, ha emergido la llamada boliburguesía, una especie de simulación de empresarios que ha hecho una acumulación de capital súbita, sin arriesgar nada y que ha amasado una fortuna mayor o igual a la de los empresarios tradicionales de Venezuela.

6-. Intervención de otros Estados o factores externos. Los exjefes de Estado y de Gobierno agrupados en la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) emitió un comunicado en Abril de 2019 en el cual denuncian la «injerencia» de Rusia, China y Cuba, así como la «permisividad» oficial que hace que la guerrilla colombiana controle «amplias» regiones de Venezuela. En noviembre del año pasado, el Diputado a la Asamblea Nacional, Américo De Grazia advertía sobre la presencia del grupo armado colombiano el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el estado Amazonas.

7-. Aparato de seguridad que supone un ‘Estado dentro del Estado. Quienes se hicieron del poder ejecutivo, supuestamente se apoyan en colectivos armados según algunas personalidades e instituciones. “Son grupos de hampones fuertemente armados que tienen licencia para matar y detener con total impunidad». Así define a los colectivos José Miguel Vivanco, el responsable para América de Human Rights Watch (HRW), Por su parte, la cadena británica BBC informa que muchos colectivos son pacíficos y que juegan un papel político “asociado a una larga tradición de izquierda”, pero también que muchas ONG denuncian que estos grupos “controlan con armas e impunidad algunas zonas” de Venezuela. Por otra parte, en el informe sobre derechos humanos citado, se señala la existencia de un grupo de seguridad FAES destacado por algunas ONGs como responsables de centenares de muertes violentas, el cual, según el informe, pueden estar siendo utilizados como instrumento para infundir miedo a la población y mantener el control social.

Como se aprecia, la realidad venezolana cumple a cabalidad con siete de los indicadores del Fund for Peace para determinar la presencia de un Estado fallido. Como tal, el Estado venezolano se caracteriza por un fracaso social, político, y económico, por tener un gobierno ineficaz, que tiene poco control sobre vastas regiones de su territorio, no provee ni puede proveer servicios básicos, presenta altos niveles de corrupción y de criminalidad, refugiados y desplazados, así como una marcada degradación económica. Para hacer frente al Estado fallido y su impacto negativo en la región, urge la continuidad y fortaleza de instrumentos como el Frente Amplio Venezuela Libre como mecanismo de lucha organizada de todos los sectores sociales y políticos del país, que tiene la responsabilidad histórica de lograr una unidad robusta, mantener la presión de calle y diligenciar, ante la comunidad internacional, la ayuda necesaria para lograr el cambio político y el rescate de la institucionalidad democrática para enrumbar a nuestro país por las sendas de la paz y el progreso.

* Punto de Corte no se hace responsable de las las opiniones expresadas en los artículos, quedando entendido que son de entera responsabilidad de sus autores.


Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Estamos también en TwitterFacebook Instagram

Artículos Relacionados

1 comentario

Anónimo 18/07/2019 - 14:34

5

Los comentarios están cerrados