Caracas, 29 de junio de 2019/.- Waleska Pérez, esposa del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo, quien murió este sábado en custodia de organismos de seguridad del régimen de Nicolás Maduro, expresó que  “el fue un hombre luchador, apegado a la Constitución. Lamentablemente no estuvo de acuerdo a lo que hacía el régimen y por eso lo mataron»

«Todo se está escapando de las manos. Mis hijos quedaron huérfanos de padre y perdí mi esposo”, lamentó.

Pérez asegura que «en los cuarteles militares hay miedo por revelarse contra el régimen y lo que podrían hacer en su contra».

«Hay mucho miedo entre ellos. Lo que le pasó a mí esposo, esa fue la intención, que la gente de los cuarteles agarre miedo de lo que les pueda pasar si hacen algo que no deben”, agregó.

La esposa de Acosta Arévalo relató que el día 21 de junio estuvo en contacto con él y pasada la una de la tarde, no supo más.

“Lo denuncié ante los medios de comunicación. Me informaron que funcionarios del Sebin y Dgcim se lo llevaron», agregó.

También subraya que “ayer (viernes 28 de junio) lo presentaron en tribunales y estaba muy golpeado, en silla de ruedas. Lo torturaron tanto que lo mataron”.

“Ya sabía que lo estaban torturando. Ayer la juez lo vio en su estado crítico, lo llevaron al hospitalito en Fuerte Tiuna donde falleció, lo asesinaron», dijo

La viuda del capitán señaló que “le dieron tantos golpes en la cabeza y diversas partes del cuerpo. Eso hizo que no pudiera resistir las torturas y perdiera la vida”.

Puede leer en Punto de Corte:

Suscríbase a nuestro canal de Telegram y YouTube
Siguenos en TwitterFacebook Instagram